La Albirroja no encuentra estabilidad y siembra dudas

La Selección Paraguaya no encuentra estabilidad y siembra dudas para el futuro

Arturo Rubin Por Arturo Rubin

La Albirroja dejó la Copa América en un clima de incertidumbre generada por el rendimiento irregular partido tras partido. Esto, independientemente a la gran entrega contra Perú, que no fue suficiente para avanzar. Parecería ser que la expulsión de Gómez le dio una inyección anímica notable porque aún jugando con diez fue superior a su rival, que también terminó con la misma cantidad de jugadores por la roja a Carrillo en el trámite final.

Tras la igualdad a tres, se ejecutaron los penales donde el pasaporte fue para el cuadro incaico. Futbolísticamente el encuentro del viernes pasado obtuvo un trámite peleado de comienzo a fin. Consideramos que la decisión del juez de sacarlo al capitán paraguayo por el mano a mano con Lapadula fue una postura errónea, provocada seguramente por las permanentes quejas del zaguero paraguayo, a quien ya había advertido en ocasiones anteriores y exhibiéndole la amarilla antes del segundo gol peruano. En las otras jugadas tan polémicas como la supuesta falta de Santamaría a Espínola y la mano de Carrillo previa a la segunda anotación de Lapadula, fueron determinaciones acertadas del conductor del juego.

Reiterando que el error principal de Ostojich fue cuando lo sacó del campo al capitán albirrojo, dejándose llevar por la aparatosa caída del adversario, por el manotazo recibido a la altura del pecho.

El descontrol total del jugador paraguayo llegó cuando abandonaba el campo alcanzando una gran repercusión, desde que lo pechea al árbitro hasta la amenaza a los gritos terminado el primer tiempo.

Paraguay – Perú dejó secuelas: la vacilación en la conformación de Berizzo, la falta de equilibrio del conjunto dirigido por Gareca y el arbitraje que no estuvo a la altura de lo esperado.

La construcción no termina

Indeciso, cambiante y con reiteradas modificaciones son las características de quien dirige a la escuadra nacional. Comenzó de una manera y se envició con las repetidas alteraciones en la conformación. No tiene una base hecha e ignoró a varios con entradas y salidas. Lo de Almirón se explica, uno de los casos más llamativos es la ausencia de Kaku, que no termina de darle confianza, lo pone y lo saca. A Óscar Romero escasa oportunidad y así hasta queda la interrogante de por qué no le hizo jugar a Jorge Morel una vez recuperado.

De los nacionalizados el que más convence es David Martínez, puesto que hasta al propio Gastón Giménez (su caballito de batalla) lo borró ante Perú. Cubas, en tanto, perdió el crédito tras el partido con Argentina poniéndolo unos minutos ante Uruguay. Es probable que su mayor acierto haya sido la inclusión de Carlos González sin sacarle el protagonismo a Ávalos. Lucena es otro de los que rindió alto. Es muy natural y razonable que el cuerpo técnico que dirige a la Selección saque importantes conclusiones de su participación en esta Copa, donde debe imperar la autocrítica del propio entrenador que deja más dudas que otra cosa en su recorrido.

Supremacía

Desde que asumió Ricardo Gareca la conducción técnica de Perú no conoce de derrotas ante Paraguay. En el 2015 fue 2-0 en la Copa América, ese mismo año y por las Eliminatorias 1-0; en el 2016 bajo la conducción del argentino Perú aplastó a Paraguay 4-1 también por las clasificatorias, sumando dos amistosos seguidos 2017, 1-0 y 2019 por el mismo marcador. El último registro rumbo a Qatar fue el año pasado finalizando el encuentro 2-2 y ahora por el evento continental 3-3 a tiempo regular e imponiéndose desde el punto penal.

El presente peruano lo ubica como semifinalista en esta edición y haciendo una retrospectiva a la anterior Copa América, disputó la final contra Brasil perdiendo por 3-1. En las Eliminatorias actuales salió del pozo tras vencer a Ecuador generando un nuevo impulso de cara al próximo Mundial.

De Copa en Copa

En algunos días más se reanudan la Libertadores y la Sudamericana. Cerro Porteño, que está en serie de amistosos, verá en octavos de final a Fluminense en La Nueva Olla. Al plantel de Arce se sumaron Fernando Romero, el colombiano Carrascal, Adrián Martínez y en contrapartida es inminente la partida de Santiago Arzamendia al Cádiz de España.

Su oponente, el brasileño, cuenta con un conocido de la afición deportiva Raúl Bobadilla.

Por su parte, Olimpia y por el mismo evento, el jueves 15 verá al Inter en Para Uno. Sabido es que el club de Para Uno soporta problemas económicos manejando nuevo presupuesto y esperanzado en que haya público en los estadios. Dejó ir una buena cantidad de jugadores y trajo dos de afuera, los defensores Zalazar, argentino, y Ale, uruguayo. Roque aún tendrá tiempo de espera para el retorno. William Mendieta quedó libre en México y es posible que vuelva al Decano. Por la Sudamericana, Libertad cotejará ante Junior el miércoles 14 de julio, primero en el Metropolitano de Barranquilla, siendo probable que hagan sus debuts el chileno Marcelo Díaz y el uruguayo Camilo Mayada. La apuesta gumarela es fuerte, por eso intentará incorporar a otros jugadores de muy buen nivel.

Fuente: Edición Impresa - ÚH

Dejá tu comentario