Fútbol Paraguayo

Tras Russo, 10 técnicos en 5 años hacen de Cerro un carrusel de desaciertos

Diez entrenadores han pasado por Cerro Porteño en cinco años, un carrusel de cambios que pone de relieve sus dificultades para competir con Olimpia, su histórico rival, que vive una realidad totalmente opuesta.

El último entrenador que perdió el empleo fue el argentino Miguel Ángel Russo. El experimentado técnico dejó el cargo el domingo, apenas cuatro meses después de tomar posesión.

Su salida se produjo un día después de la nueva caída del Ciclón del Barrio Obrero en el torneo Clausura, esta vez ante el Deportivo Capiatá por 3-2.

Lee más: Miguel Ángel Russo dejó la banca de Cerro Porteño

Con este resultado prácticamente quedó fuera de la pelea por el título, al quedar a 13 puntos del líder Olimpia.

En las trece primeras jornadas, el equipo azulgrana solo sumó cinco victorias. De resto, empató cuatro partidos y perdió otros tantos.

A pesar de tener un buen promedio goleador, con 23, a cada partido encajó, al menos un gol, y en total sufrió 14.

Russo estuvo al frente del equipo desde los octavos de final de la Libertadores ante San Lorenzo de Almagro, quedando eliminado en cuartos ante River Plate, actual campeón de la competición.

También sufrió la sorpresiva eliminación de la Copa Paraguay en una tanda de penales ante el 2 de mayo de la División Intermedia.

Estos fracasos han motivado un golpe de timón en el equipo, al que solo le queda un objetivo: a clasificación directa para la Copa Libertadores de 2020.

La entidad no quiere que se repita la historia de 2016, cuando los malos resultados en los torneos Apertura y Clausura les condenaron a quedar fuera de la siguiente edición de la competición continental.

Para lograrlo, Cerro Porteño tendría que remontar una desventaja de tres puntos con Libertad, segundo clasificado del Clausura, o de lo contrario se vería abocado a jugar las fases previas de la Libertadores 2020, como tercer o cuarto clasificado.

El efímero paso de Russo por el equipo azulgrana ha sido habitual en los últimos cinco años, pues la directiva ha cambiado de entrenador en media una vez cada seis meses.

Te puede interesar: Los números que condenaron a Miguel Ángel Russo

Su predecesor, el español Fernando Jubero, llegó en agosto de 2018 con un contrato por dos temporadas. Sin embargo, no llegó a concluirlo después de ser arrollado por Olimpia en la competición local en dos ocasiones consecutivas.

El último éxito deportivo de la entidad se remonta a finales de 2017, cuando el equipo dirigido por el colombiano Leonel Álvarez logró alzarse con el torneo Clausura.

Desde entonces, han visto a Olimpia levantar tres títulos ligueros consecutivos y ampliar así hasta 43 su palmarés. Once más que Cerro Porteño.

Más allá de la gestión de los entrenadores, el mal momento también ha dejado en evidencia al director deportivo, el ex futbolista agentino Roberto Nanni, que llegó al club hace un año para encabezar un nuevo proyecto que no ha arrancado con buen pie.

En la última ventana de fichajes, Nanni fichó a siete refuerzos, pero ninguno se ha afianzado como titular.

Apenas el canterano Sergio Díaz, procedente del Real Madrid Castilla, entra habitualmente en los planes del entrenador, mientras que jugadores como Juan Patiño, Ángel Cardozo o Luis Fariña cumplen un rol de suplentes.

La lista de cuestionados la completa el actual presidente del club Raúl Zapag, quien fue elegido en diciembre de 2018 por un periodo de tres años, en sustitución de su hermano Juan José.

Bajo su mandato, el club ha fichado un director deportivo, ha incorporado dieciséis futbolistas y va camino a su tercer entrenador, lo que no ha impedido hasta el momento que de la vuelta a la mala racha de resultados.

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario