Fútbol Paraguayo

A 105 años del nacimiento del Paraguayo de Oro

Un día como hoy, hace 105 años, nacía en Asunción, Arsenio Pastor Erico, el paraguayo que se hizo leyenda y escribió con letras doradas su historia en el fútbol argentino donde sigue siendo el máximo goleador histórico.

Arsenio Pastor Erico Martínez, una figura histórica y de los jugadores más talentosos que dio el fútbol paraguayo nació el 30 de marzo de 1915, en Asunción. El famoso Saltarín Rojo estaría cumpliendo 105 años de vida.

Erico, cuya carrera inició en 1930 en el club de sus amores, Nacional, pasó a Independiente de Argentina luego de haber maravillado a la dirigencia del Rojo en un partido amistoso que disputó en una gira por ese país para la Selección de Cruz Roja durante la Guerra del Chaco.

En 1934 se daría el paso de Erico a Independiente de Avellaneda donde se destacó siendo máximo goleador del fútbol argentino al anotar 295 goles en 325 partidos y consagrándose un referente del Rey de Copas de Argentina.

Ídolo del mítico Alfredo Di Stéfano, el delantero argentino que fue leyenda del Real Madrid, declaró alguna vez su admiración por el paraguayo Arsenio Erico. “Un estilista, era diferente. Saltaba como loco, de cabeza era una bestia y tenía una pinta muy buena. Hacía cosas que no hacían los demás”, destacó.

Erico jugó para Nacional, Independiente y Huracán de Argentina como futbolista. También fue entrenador donde dirigió a Flandria de Argentina, Nacional y Sol de América.

Su fallecimiento se produjo el 23 de julio de 1977, en Buenos Aires. Por largos años su féretro reposó en el Club Independiente, hasta que la Asociación Paraguaya de Fútbol hizo un esfuerzo para repatriar sus restos y actualmente descansan en el estadio Defensores del Chaco.

Una carrera brillante, historia pura y que merece un eterno reconocimiento por haber llevado con orgullo la bandera paraguaya en el fútbol. 105 años del nacimiento del máximo ídolo que dio el balompié nacional, Arsenio Pastor Erico, el Saltarín Rojo. ¡Feliz cumpleaños, crack!

Dejá tu comentario