Fútbol Internacional

Cánticos racistas en el derbi londinense

El defensa del Chelsea, el alemán Antonio Rudiger, fue objeto de cánticos racistas en varias ocasiones por parte de la afición del Tottenham Hotspur, en el derbi londinense disputado este domingo y que terminó con triunfo del equipo de Frank Lampard.

El responsable de megafonía del estadio avisó en tres ocasiones a los seguidores pero el partido no se detuvo ni existió amenaza de suspensión alguna. El Tottenham, incluso, emitió tras el encuentro un comunicado en el que lamenta la situación y anuncia la apertura de una investigación para adoptar las medidas pertinentes.

Todo comenzó a la hora de juego cuando el coreano Son Heung-Min lanzó, desde el suelo, una patada a Rudiger y fue expulsado. El Tottenham se quedó con diez jugadores. A partir de ese momento, Rudiger tuvo que escuchar cánticos racistas y gritos de 'mono' cada vez que tocaba la pelota o intervenía en alguna acción.

El capitán del Chelsea, el español César Azpilicueta, avisó al árbitro Anthony Taylor de la situación. El juez del encuentro hizo caso a la indicación y la megafonía advirtió en tres ocasiones que "el comportamiento racista interfería en el juego".

La afición del Tottenham no se detuvo a pesar de la advertencia y la megafonía insistió en los avisos. Sin embargo, el encuentro no se detuvo a pesar de que el protocolo de la UEFA indica que el choque tendrá que parar si hay tres indicaciones y los jugadores abandonar el terreno de juego.

Tras el choque, el Tottenham hizo público un comunicado en su web en el que anuncia una investigación para tomar las medidas que fueran necesarias.

"Efectuamos una exhaustiva investigación con las observaciones aportadas por el Chelsea. Es inaceptable cualquier forma de racismo. No será tolerada en nuestro estadio", indica el comunicado.

"Tomaremos las medidas más firmes contra cualquiera que se comporte de esta manera e incluso se le prohibirá entrar al estadio", añadió la nota del club londinense.

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario