Otros Deportes

Una Navidad en casa

El corredor paraguayo Derlys Ayala, pasó una Navidad distinta pero con un objetivo claro de cara a los Juegos Olímpicos de Tokyo.

El ruido y el bullicio de las calles de Ciudad del Este se vuelven a la mente, recordando su infancia. Sus pasos jadeantes, de conducta rebelde en aquellos tiempos, con ilusiones de niño rememora un maduro Derlys Ayala, al regreso a su terruño donde recibirá la Navidad y los primeros minutos del 2021.

“Estas son las fechas que disfruto al máximo, son como unas minivacaciones, ya que un deportista de alto rendimiento no se puede dar el lujo de estar de vacaciones siempre, porque cualquier detalle que uno descuide podría significar muchos días de retrasos”, dice Derlys a ÚH.

“Estos últimos años pasé mucho tiempo afuera del país y cuando estalló la pandemia estuve casi siempre encerrado y con pocas posibilidades de visitar a mi gente”, comenta.

A fines de noviembre volvió a mejorar su récord nacional de la maratón en 2:10’11’’, que significó la ratificación de la ya asegurada clasificación –por mérito– a los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán el año próximo en agosto.

“Ciudad del Este me conecta con mi infancia, mis inicios, mis tías, mis amigos. Acá me siento muy feliz y es un lugar que ha cambiado mucho”, asienta.

EN EL MEJOR MOMENTO. Un Derlys Ayala, con 30 años, está en el mejor momento de carrera atlética. “Creo que a todos le llega este momento de la vida. Ahora soy mucho más pensante, no comento tantas estupideces “risas”. Antes me tenían que tener vigilado para poder completar los entrenamientos, sin embargo con el tiempo fui aprendiendo y esa es la razón de las buenas marcas. Siempre fui un talentoso, pero mi ex entrenador (Francisco Figueredo) se daba cuenta que yo no cumplía y los cumplía debería de estar en otro nivel”, comenta.

El atleta se proyecta a correr los Juegos Olímpicos de Tokio a ritmo de récord. “Voy a buscar lo mejor de mí. Lo de Río de Janeiro fue una experiencia inolvidable pero creo que no estaba tan bien preparado como lo estoy ahora. Espero poder llegar sano y poder correr debajo de los 2 horas 10 minutos”, remarca. “Tokio quedará imborrable en mi, ya que tengo tatuado los anillos de Tokyo 2020 y se va a hacer en el 2021”, ríe.

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario