Fútbol Internacional

Reinier, de hincha en el Maracaná a ser el nuevo Kaká en solo unos meses

En menos de un año, Reinier Jesús ha pasado de sufrir como un hincha más en la grada del Maracaná a asentarse en el primer equipo del Flamengo y suscitar el interés de grandes clubes europeos como el Real Madrid. Le conocen como el nuevo Kaká y es el líder de la selección preolímpica brasileña.

El mediapunta nacido en Brasilia hace casi 18 años -solo los cumplirá el próximo día 19- es la última perla del club "más querido" de Brasil, cuna también del ya madridista Vinicius Junior.

Sin ser titular indiscutible, los seis goles y dos asistencias que ha firmado en apenas quince partidos han sido suficientes para que su nombre empiece a resonar en el Viejo Continente.

Mide 1,85, es elegante con el balón y tiene una visión y un estilo de juego muy parecido a Kaká, el exjugador del Sao Paulo, Milán y Real Madrid, del que reconoce que siempre ha sido una de sus referencias.

De hecho, sus vidas también siguen caminos parecidos, pues Kaká también nació en una localidad del Distrito Federal de Brasilia, la capital brasileña.

En su primer año en la plantilla principal, Reinier ha sido partícipe de la mejor temporada de la historia del cuadro carioca tras conseguir en 2019 los títulos de Liga y Libertadores.

Debutó como profesional el pasado 31 de julio, en el peor de los escenarios posibles, en toda una vuelta de octavos de final de la Libertadores contra el ecuatoriano Emelec, en la que el Flamengo estuvo obligado a remontar el 2-0 sufrido en Guayaquil.

Con la eliminatoria igualada, el técnico portugués Jorge Jesús decidió dar la alternativa al joven creativo en un Maracaná a reventar y a veinte minutos para el pitido final.

Apenas entró en juego, pero se fue con un buen sabor de boca tras una agónica tanda de penaltis.

En reciente entrevista al periódico portugués Record, el entrenador admitió que la joya será vendida en breve por "varios millones de euros" a un club europeo que ya presentó su oferta,sin mencionar nombres.

Pocos esperaban una irrupción tan precoz, pues unos meses antes, Reinier había sido un mero espectador en la derrota durante la fase de grupos de la Libertadores frente al Peñarol uruguayo.

"Nunca imaginé estar como aficionado y después sobre el césped en la misma competición", recordaba en una entrevista reciente con 'GloboEsporte'. Es el reflejo de una carrera que parece meteórica.

Dejá tu comentario