Fútbol Paraguayo

La serie de errores de protocolo en el camino hacia la vuelta

El fútbol paraguayo sintió un golpazo con la detección de casos positivos de Covid-19 en tres planteles de la Primera División justo antes de la vuelta de la competencia. Desde que se puso en marcha el operativo retorno se dieron casos y casos que pusieron en riesgo todo el plan. Repasamos los hechos.

A los 90 minutos, antes que el balón comience a rodar oficialmente, los casos positivos de Covid-19 en los planteles de 12 de Octubre, Guaraní y San Lorenzo frenaron abruptamente la reanudación del torneo Apertura 2020.

El protocolo sanitario de la APF, que tuvo un amplio debate desde mayo y que se comenzó a poner marcha en los primeros días de junio, no encontró el correcto eco en los clubes de Primera lo que permitían que el riesgo de contagio esté latente.

El primer tema partía del hecho que se confíe plenamente en la responsabilidad y en el manejo de los implicados al elegir un protocolo abierto en vez de uno cerrado. Si bien, en la práctica se terminó viendo un cumplimiento del 75%, en el camino comenzaron a surgir las primeras fallas.

7 de junio - La APF había comenzado con la toma de las muestras de Covid-19 y entraba plenamente en vigencia el protocolo de cuidados para los jugadores que debían cumplir con la cuarentena en sus casas. Sin embargo, los atrasos de salarios de varias instituciones hacían que los futbolistas de General Díaz, por ejemplo, deban a hacer delivery u otros oficios complementarios para sostener a sus familias. Además de moverse a reuniones, negociaciones para conseguir acuerdos.

23 de junio - Durante la presentación de Víctor Topo Cáceres en Nacional. El futbolista que había dejado Cerro y sumado al conjunto albo estuvo en medio de una aglomeración de periodistas y dirigentes. Tras tomar conocimiento público, al volante se le tuvo que repetir el examen de Covid-19 antes que entrene con su nuevo equipo.

9 de julio - Sportivo Luqueño disputó un encuentro amistoso en su estadio entre los planteles A y B, que sirvió para obtener la certificación VAR para el Feliciano Cáceres. En esa oportunidad los dirigentes del club y allegados estuvieron aglomerados en el palco del estadio. Si bien afirmaron que no hubo contacto con los jugadores, la APF se vio obligada a suspender el uso de estos espacios durante los partidos.

11 de julio - General Díaz se encargó de protagonizar el primer gran escándalo cuando sin participación de la APF, que venía organizando amistosos como juegos oficiales para poner en práctica los protocolos operativos para los días de partidos, jugó con sus planteles y árbitros de la UFI que no formaban parte del protocolo sanitario de la APF.

11 de julio - El futbolista del 12 de Octubre Juan Gabriel Abente protagonizó un accidente de tránsito en aparente estado etílico. El hecho significó una abierta falla al protocolo y el futbolista fue separado de la institución.

17 de julio - La APF informó que se detectaron casos de Covid-19 positivos en Guaraní, San Lorenzo y 12 de Octubre. Lo increíble del caso es que este último equipo tiene 30 casos y según el entrenador Mario Jara, compartieron un encuentro social el pasado sábado tras el entrenamiento. Una abierta infracción al protocolo médico que prohibía este tipo de encuentros y compartir alimentos.

Ahora queda esperar para saber cual será el rumbo que tomará la matriz del fútbol paraguayo, que decidió de momento poner la pelota al piso y aguardar los resultados tomados a los diferentes planteles.

Dejá tu comentario