Olimpia

Gustavo Peralta rompe barrera y cumple su sueño en Olimpia

La historia de Gustavo Peralta, juvenil de Olimpia, con 20% de capacidad auditiva desde su nacimiento, caló hondo y está sirviendo de inspiración.

Gustavo Peralta transformó el obstáculo en motivación, en fuerza interior, en vitamina pura para poder quebrar el molde de la barrera y transcender en el fútbol de alta competencia. Sabiendo bien que “nada grandioso pasa por pensar en pequeño”, porque si lo fuera de lo contrario, el sabor del éxito sería muy común al final de cuentas.

El camino recorrido no fue nada fácil, pero en el estadio Ka’arendy de Juan León Mallorquín tuvo la primera gran recompensa. Sergio Órteman lo puso en el equipo titular de Olimpia ante Deportivo Primavera por la Copa Paraguay y aprovechó la oportunidad anotando dos goles.

Su padre Hilario, en charla con El Extra de Fútbol a lo Grande por radio Monumental, relató que derramaron lágrimas con la familia al ver a su hijo cumpliendo su sueño de jugar en la máxima categoría y escribiendo la primera página de su historia con letras mayúsculas.

“La primera emoción fue al verle en el equipo, de titular, entrar al estadio para este torneo, nos emocionamos bastante. Cuando marcó el gol se asentó un poco más y ahí estuvimos muy emocionados con él, echando lágrimas con la familia, muy feliz”, confesó.

Gustavo Peralta - Gol con Olimpia

VIDEO. Gentileza Tigo Sports

MAPA MENTAL. Tras el 6-0 y la ponderada actuación del juvenil, el entrenador Sergio Órteman no se guardó ningún elogio. Resaltó la calidad técnica y reveló la manera en la que se comunica con el jugador, que tiene una capacidad auditiva del 20 por ciento.

“Tiene un mapa en la cabeza cuando le llega la pelota, es la realidad, lo vemos en el día a día, nos sorprende técnicamente, y las decisiones que toma en el campo. (Nosotros tratamos) de comunicarnos de manera diferente, un poco más pausada con él, guiándolo”, señaló.

FÚTBOL DE SALÓN Y LOS PROBLEMAS DE CONTRATO.

Gustavo estuvo muy cerca de seguir la trayectoria de su padre, que fue un destacado salonista. De hecho empezó a jugar futsal, desde los 6 hasta los 14 años, en clubes como Olimpia, Rojas Silva, Humaitá y la selección de Encarnación.

Fue ahí cuando dejó esa disciplina por el fútbol de campo. Nacional le abrió las puertas para formarlo de manera profesional desde la Sub 14 hasta concentrarlo con el plantel principal cuando el entrenador de la Academia era Aldo Bobadilla.

No obstante, desde los despachos del club no se pronunciaron ni ofrecieron ningún contrato por lo que debieron buscar otro rumbo. “Cuando no llegamos a hacer el contrato con Nacional, entonces buscamos otro rumbo. Hicimos una prueba en Brasil donde nos quedamos en Palmeiras”, apuntó Hilario.

Con el gigante brasilero, el delantero disputó torneos internacionales en Suiza y República Checa, salió campeón en la Sub 20, aunque a la hora de formalizar el vínculo volvió a surgir otro inconveniente y no llegaron a un acuerdo económico.

De vuelta al país, Luis Monzón aceptó su inclusión al selectivo del Olimpia. Ahí demostró de vuelta su capacidad, con la que convenció para estampar su firma en su primer contrato largo, de cinco años, y evidenciar de paso que los sueños premian a quienes no claudican fácilmente.

gustavo peralta 2.jpg

Dejá tu comentario