Sportivo Luqueño

Entre la guerra y la paz

Al fin una buena noticia en la Ciudad de la Música después de tantos conflictos.

Los jugadores y directivos del Sportivo Luqueño arreglaron la deuda pendiente con el plantel que arrastraba varios meses. La directiva del Auriazul solucionó el problema de salario antes del retorno del fútbol profesional y los jugadores empezaron a entrenar ayer en el estadio Feliciano Cáceres.

En contacto con Telefuturo y Urbana (106.9 FM), Celso Cáceres, presidente de Luqueño, expuso: “Ya es un tema arreglado con los jugadores, estamos al día, incluso ya un mes adelantamos los pagos”, sin dar a conocer los detalles del arreglo con el plantel.

El dirigente además apuntó que el pago está realizado hasta el mes de junio y que, debido a la crisis del coronavirus, los jugadores del plantel de Primera debieron ceder con relación al monto estipulado antes. Aseguró que esto no es solo una tregua, sino la llegada de la anhelada paz en Luque, tan golpeada por las peleas internas.

LA NECESIDAD. En diálogo con Fútbol a lo Grande (1080 AM), el portero de Luqueño Rubén Escobar refirió: “La espera fue larga y aceptamos esa plata, se firmó el documento por necesidad”. Añadió que “entendimos del esfuerzo del presidente (Cáceres) o de la Asociación Paraguaya de Fútbol, no sabemos de dónde vino ese dinero”. A su vez, el delantero Isidro Pitta remarcó: “Es lo que había para nosotros y tuvimos que agarrar, renunciamos un poquito y así ayudamos al club”.

Fuente: Impreso - Última Hora

Dejá tu comentario