Fútbol Paraguayo

El póster

En la Redacción del Diario Última Hora, en la noche del sábado pasado el compañero Marcelo, de Diseño, ya tenía la foto del equipo que estaba ganando para armar el soñado póster de campeón del torneo Clausura.

Lorenzo Villalba Por Lorenzo Villalba

Después del gol de Marcelo González, que marcó el 2-0, y con la ventaja de tener un jugador de más desde los 15’ del partido, todo hacía suponer que el título ya tenía dueño. Cerca de los 80’ del juego El Cabezón nos convoca para identificar a los futbolistas del club Guaraní, el equipo que tranquilamente se estaba coronando. Entré mirar de reojo el partido en que el Cacique contragolpeaba y malograba el tercer gol con el que podía liquidar el partido, una tecla fue mal apretada y se perdieron todos los datos. ¡Nooo! Encima que son 18 tipos (titulares y suplentes) y no 11 como es habitual. Generalmente, los equipos evitan esto por superstición. Pero, en fin. Se volvió a hacer uno por uno. Total, el partido estaba prácticamente definido. Ahora a actualizar la infografía: “Guaraní alcanza 12 títulos, Cerro queda en 33”. El comentario del partido a cargo de Gustavo obviamente ya estaba basado en la consagración del Aborigen cuando Fer Fer sale para ser aplaudido.

El teclado de las computadoras en la sección Deportes baila frenéticamente, ya que el horario de cierre siempre apura. “Pero mirá que Cerro mete uno y cambia todo”, lanzamos un comentario premonitorio. Pero si ya iban 90’ es imposible que cambie. Marcelo ya envía el póster a CTP para iniciar proceso de impresión. Rodrigo, el paginador de Deportes, fanático cerrista él, pega de malas ganas la infografía. Y de repente... Servio, el arquero de Guaraní, genera una inesperada como inoportuna batahola. Amarilla para él, seguida de la roja. Jubero ya hizo los tres cambios reglamentarios y un jugador de campo debe ir al arco. El joven Fernández, con muy poco tacto, aparentemente falta el respeto al juez, quien lo amonesta y, como ocurrió con Servio, al tener segunda amarilla se va expulsado. De la nada, Guaraní queda con 9 y Cerro sigue con 10, pero con el Cacique sin arquero y sin sus dos centrales titulares (algo que finalmente sería letal) porque Marcos Cáceres fue al arco, por experiencias en Argentina. Hubo un manto de incertidumbre desde ese momento.

Y vino lo impredecible, lo inesperado. El descuento de Espínola fue el presagio de lo que asomaba. Se olía en el ambiente. La Redacción quedó expectante. Las teclas pararon de sonar. El conocido carácter guerrero de Cerro hacía pensar que todo podía suceder. Y ese centro de Espínola y el cabezazo de Patiño movieron toda la estantería. Lo impensable, lo inimaginable, se hizo real. A cambiar de nuevo las infos. El periodista rehace el comentario. Cambia todo en menos de dos minutos. A Marcelo le suena el teléfono. Era Adrián, del CTP: “Qué hacemos con este póster”. Había que cambiarlo urgente. Tras un tsunami de emociones, el campeón ya había sido otro. El póster de “Guaraní campeón” ha quedado para el archivo y el partido para recordarlo por siempre.

Fuente: Impreso - Última Hora.

Dejá tu comentario