Fútbol Internacional

La conexión Olmo-Orsic no basta para doblegar al Shakhtar

Shakhtar Donetsk sobrevivió a la letal conexión Dani Olmo-Mislav Orsic, que acaparó casi todo el protagonismo del Dinamo de Zagreb en un empate (2-2) con el que ambos equipos suman cuatro puntos en el grupo C por detrás del Manchester City.

El Shakhtar y el Dinamo de Zagreb se enfrentaron en un duelo que podía esclarecer el camino de ambos hacia los octavos de final. La disputa por el segundo puesto del grupo C, con permiso del Atalanta, parece que va a ser entre ucranianos y croatas.

Por eso, y con más urgencias por jugar en casa, los hombres dirigidos por el portugués Luís Castro saltaron al terreno de juego del OSK Metalist Stadion de Járkov con más nervio e intenciones de ir a por la victoria.

Con pocas ideas, pero con el control del juego, el Shakhtar se adueñó del encuentro durante los primeros 20 minutos y el exsevillista Evgen Konoplyanka, muy insistente por la banda izquierda durante ese tramo del choque, fue un auténtico incordio hasta que hizo el primer tanto del encuentro.

Su brillo concluyó exactamente en el minuto 17, cuando aprovechó una magnífica asistencia del brasileño Marlos para abrir el marcador con un preciso remate cruzado sobre la portería de Dominik Livakovic, que no pudo hacer nada para evitar la diana del Shakhtar.

Entonces, como por arte de magia, el tanto de Konoplyanka provocó la desaparición de los hombres de Luís Castro, que se echaron atrás y cedieron ante el empuje del Dinamo de Zagreb protagonizado por dos nombres propios: Orsic y Dani Olmo.

Durante media hora, ambos dirigieron una orquesta bien afinada que, como el Shakhtar en sus momentos de dominio, no tuvo ocasiones. Sólo una, y también acabó dentro de la portería de su rival. Llegó a los 25 minutos, en una conexión entre los dos jugadores que acabó con un remate de Dani Olmo a la red de la portería defendida por Andrij Pyatov.

El marcador ya no se movió antes del descanso, pero en la reanudación estuvo a punto de alterarse con otra nueva oportunidad del Dinamo de Zagreb, que mantuvo su dinámica dominadora del final de la primera parte.

De nuevo, los dos nombres propios del conjunto croata volvieron a hacer de las suyas y estuvieron a punto de marcar. Primero, con una cabalgada impresionante de Orsic que acabó con un disparo al palo del extremo del Dinamo de Zagreb. Y, después, con un lanzamiento desde fuera del área de Dani Olmo que detuvo Pyatov con un paradón.

Curiosamente, Pyatov, héroe en el último partido de la selección ucraniana frente a Portugal que dio la clasificación a su equipo para la Eurocopa, se convirtió en villano con una acción absurda que costó el segundo gol en contra para su equipo.

En un córner, el portero del Shakhtar se colgó del cuello de Mario Gavranovic y el árbitro español Antonio Mateu Lahoz, tras revisar el VAR, señaló un penalti que transformó sin problemas Orsic.

Con media hora por delante, el Shakhtar estaba atascado. No encontraba el camino. Y, entonces, Luís Castro tocó la tecla correcta tras sacar al campo a Dodo. El brasileño revolucionó el partido y consiguió un empate que, por juego, parecía improbable antes de que su salida.

Él mismo se encargó de empatar a falta de 15 minutos con una aparición por el área de Livakovic que mató al Dinamo de Zagreb. El tanto de Dodo provocó un acoso y derribo del Shakhtar que no obtuvo su fruto. Al final, el empate fue un resultado justo para ambos equipos, que mantienen sus opciones intactas de alcanzar los octavos de final.

Embed

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario