Fútbol Internacional

Gareca se resigna ante numerosas bajas para enfrentar a Paraguay

El seleccionador de Perú, Ricardo Gareca, manifestó este martes su resignación tras conocerse que no podrá contar con Edison Flores, Yordy Reyna y Alexander Callens para medirse con Paraguay y Brasil en las dos primeras jornadas de las eliminatorias para el Mundial de Catar 2022.

Gareca lamentó que los tres jugadores no recibieran el permiso de sus clubes para poder incorporarse a la selección peruana, ya que la FIFA los exoneró de prestar a los futbolistas debido a que tendrían que hacer una cuarentena de 14 días a su vuelta a Washington y Nueva York, donde juegan para el DC United y el New York City.

"Nos corresponde mentalizarnos ante cualquier posible inconveniente que se pueda presentar", comentó Gareca, consciente de las dificultades de todas las selecciones atraviesan para reunir a sus jugadores.

El entrenador argentino también informó la baja por lesión de última hora para el partido contra Paraguay del delantero Aldair Rodríguez, que fue convocado para ocupar la vacante por lesión del capitán y máximo goleador histórico de la Blanquirroja, Paolo Guerrero.

Sin embargo, Gareca aseguró que está tranquilo con los jugadores que tiene a disposición ya que, además de Raúl Ruidíaz (Seattle Sounders), también llamó de urgencia a los delanteros Álex Valera, del Llacuabamba, y Matías Succar, del Deportivo Municipal y actual máximo goleador del Torneo Apertura de Perú.

"Con eso consideramos que estamos cubiertos. Esperemos que Aldair se recupere para el siguiente partido. Decidimos mantenerlo porque tendrá opciones de estar contra Brasil", comentó el seleccionador.

"(Succar) es uno de los jóvenes delanteros que han surgido. Después dependerá de él (si aprovecha) las oportunidades y de la integridad que tenga en la selección y cómo lo veamos nosotros", añadió.

Gareca restó importancia a la estadística que marca que ha ganado los cinco partidos contra Paraguay desde que está al mando de la banquillo de la selección peruana.

"Las estadísticas son circunstancias para que uno las modifique y las rompa. Siempre fui un hombre que se centra en el presente y no en lo que se pueda producir por los antecedentes o por el pasado, y el presente es que iniciamos la eliminatoria con una selección difícil que busca su lugar y sabemos que será duro", apuntó Gareca.

"Hoy lo que importa esencialmente es que podamos sostener una idea dentro del campo de juego y afianzarnos cada vez más. No sé cómo será el arranque, pero hay mucho entusiasmo. En este momento hay muchas ganas. Es importante acomodarnos, entrar bien parados al campo de juego, teniendo claro lo que queremos", agregó.

El argentino admitió que le gustaría contar con más tiempo para entrenar con sus jugadores, pues no pudo disponer de todos sus jugadores aptos hasta este martes, 48 horas antes del partido contra Paraguay, cuando llegaron a Lima en un avión privado Renato Tapia, Luis Advíncula, Andy Polo y Marcos López.

No obstante, recordó que las demás selecciones están en las mismas circunstancias y en esas condiciones "hay que salir ya al ruedo".

"El reencuentro fue emotivo porque hacía mucho tiempo que no nos veíamos. Los veo convivir, interactuar, intercambiar opiniones y me puso muy contento verlos nuevamente", señaló.

Gareca, que reveló que lleva siete meses sin ver en persona a su familia, que reside en Argentina, hizo a un llamado a la calma a la afición peruana para que animen desde sus casas y prometió que su equipo lo dará todo en el terreno de juego.

"Sabemos que se van a hacer sentir desde sus casas. Los hinchas peruanos son muy pasionales y sabemos que están con nosotros, pero lo más importante es la salud", concluyó.

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario