Fútbol Internacional

El Inter se aferra a Lautaro y Lukaku y se jugará la vida con el Barça

El Inter de Milán logró un trabajado triunfo por 1-3 este miércoles en su visita al Slavia Praga, gracias a un doblete del argentino Lautaro Martínez y a un gol del belga Romelu Lukaku, y se jugará el pase a los octavos de final de la Champions League en la última jornada contra un Barcelona ya clasificado.

Dos disparos al larguero y un gol anulado a Lukaku por un penalti previo a favor del equipo checo, que inicialmente no se pitó y que concedió el VAR, significó el momentáneo 1-1 y dejó contra las cuerdas al Inter, que obtuvo el triunfo en los últimos diez minutos gracias a un nuevo recital de su pareja ofensiva.

Los hombres del técnico Antonio Conte llegarán a la última jornada del grupo F dueños de su destino: deberán ganar al Barcelona, ya matemáticamente primero, para eliminar al Borussia Dortmund y poner rumbo a los octavos de final de la Copa de Europa.

No tenía margen de error el Inter si quería mantener vivas sus opciones de pasar a octavos y Conte se encomendó a su explosiva delantera formada por Lukaku y Lautaro, que llevan once goles cada uno en lo que va de la temporada.

Se enfrentó a un Slavia Praga, intratable líder invicto de la liga checa, muy organizado y con confianza tras el empate cosechado en la anterior jornada en el Camp Nou, lo que obligó al Inter a ser paciente y defenderse con orden para abrir a continuación espacios en la zona ofensiva.

Los hombres de Conte interpretaron perfectamente el encuentro y lo desbloquearon en el minuto 19 gracias a una tremenda jugada de fuerza pura de Lukaku, quien aguantó la presión de dos zagueros, profundizó por la banda derecha y ofreció un centro a Lautaro que éste remató con la derecha.

Fue un golazo espectacular del Toro que dejó tocado al Slavia y que lanzó al Inter. Todo fluía de la mejor manera para los milaneses, que saborearon el 0-2 en el minuto 37, antes de que la intervención del VAR cambiara radicalmente el partido.

Lautaro recuperó un balón en zona ofensiva y se lo ofreció a Lukaku, quien lo empujó cómodamente entre las mallas. Lo celebró el belga, pero vio segundos después cómo el VAR señalaba al colegiado una falta precedente en el área italiana del holandés Stefan De Vrij al nigeriano Peter Olayinka.

Fue anulado el gol de Lukaku y Soucek, líder carismático del Slavia, transformó el penalti que envió a los dos equipos al descanso con un inesperado 1-1 en el marcador de un Eden Arena repleto.

Salió con hambre renovada el Inter en la reanudación y dio dos avisos en el primer cuarto de hora, con sendos disparos peligrosos de Lukaku y el croata Marcelo Brozovic, ambos fuera por poco, ante un Slavia menos brillante a nivel atlético.

Iba temblando la defensa del equipo checo y solo el larguero le mantuvo en el partido, al repeler un cabezazo de Lukaku en el minuto 67 tras un gran centro de Antonio Candreva y un disparo desde 25 metros de Brozovic.

Tras otro fallo clamoroso en un mano a mano de Lautaro (m.74) y una ocasión colosal para el Slavia Praga desaprovechada por Lukas Masopust, Conte decidió arriesgarlo todo y quitó al uruguayo Matías Vecino para poner al joven delantero Sebastiano Esposito, de 17 años.

Fue una decisión atrevida, pero en el minuto 80, en un balón en profundidad, el defensa checo Michal Frydrych se resbaló y Lukaku pudo regatear al portero y firmar un derechazo para anotar el 2-1 y estrenar su cuenta goleadora en esta Liga de Campeones.

El gol fue un golpe psicológico para el Slavia y el partido se convirtió en una fiesta para los milaneses en el tramo final, en el que Lautaro (m.87), a pase de Lukaku, selló su doblete personal.

Sigue vivo el Inter, que está a tres puntos de poner rumbo a octavos tras quedar encuadrado en uno de los grupos más exigentes de la Copa de Europa, mientras que el Slavia Praga está eliminado.

Embed

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario