Opiniones

Más allá de las medallas olímpicas

Los Juegos Olímpicos siempre dejan enseñanzas, pero a nivel doméstico ¿Cuál será el futuro del deporte nacional?

Amílcar Noguera Por Amílcar Noguera

Los Juegos Olímpicos siempre son más que contiendas deportivas, en particular los de Tokyo 2020, disputado en el 2021, por la pandemia del Covid-19, serán recordados como los Juegos del silencio, con estadios vacíos, pero llenos de emociones porque los atletas han vencido miles de dificultades para renacer, algunos con medallas, otros con el solo hecho de haber llegado ahí ya fue un triunfo que llevarán por el resto de sus días.

Estos Juegos fueron los de la perseverancia, la paciencia, la esperanza de las grandes enseñanzas. Los nuestros estuvieron ahí, los atletas paraguayos llegaron a Japón y cumplieron con los pronósticos con que habían ido, por el solo hecho de estar ahí ya son verdaderos campeones, no hay nada más que reclamarles. ¡Ellos cumplieron!

Pero la pregunta es: ¿Será siempre esta la realidad del deporte paraguayo? ¿No podemos generar un poco más? ¿Cuál es el futuro del deporte en nuestro país? Son preguntas que los amantes del deporte debemos hacer y cuestionarnos de cómo poder lograr mejores resultados.

La siempre latente realidad de falta de apoyo en el deporte... ¿sigue vigente? “Ellos tienen hoy todo lo que necesitan a nivel nacional, apoyo de entrenadores y demás. Pero sí, necesitamos dar más competencia internacional, somos conscientes y vamos a trabajar muy fuerte para que en el futuro nuestros deportes tengan mucho más presupuesto en apoyo a nuestras atletas”, dijo Camilo Pérez, presidente del Comité Olímpico Paraguayo en una publicación en su cuenta de Instagram.

Desde la vigencia de la Ley del Deporte (2006), Secretaría Nacional de Deportes(SND) empezó a otorgar becas efímeras a deportistas destacados, que hasta la fecha son insuficientes para cubrir las necesidades de los atletas paraguayos. Este servidor viene cuestionando desde hace 10 años las formas y criterios de otorgamientos de ese “apoyo económico”.

Porque para acceder a las becas, el atleta debe lograr medallas internacionales. Pero para que un deportista de élite llegue a ganar medallas en el exterior, los padres como mínimo estuvieron invirtiendo durante 10 años en el patrocinio de ese talentoso. Son muy pocas las familias paraguayas que pueden invertir en un o una deportista de Alto Rendimiento.

A modo de ejemplo: La inversión en una nadadora del nivel de menores, ronda fácilmente los G. 10.000.000, sin viajes. Ojo, estoy diciendo de menores, no de nivel olímpico y menos para ganar una medalla olímpica. ¿Qué familia puede solventar esos montos? Solamente la pudiente, lo que aleja totalmente del Alto Rendimiento a los talentosos cuyos padres no pueden pagar al entrenador, al preparador físico, al fisio, al médico, la alimentación, la indumentaria y otras cosas. Por eso no tenemos tantos deportistas. No existen programas de captación de talentos.

Es ahí donde debemos insistir en las bases, en las escuelas, en los colegios en los barrios. No sirve de nada regalar pelotas en las plazas, sacar la foto y luego abandonarlos, eso no es apoyo, eso es política partidaria. Para que el deporte crezca debe haber, plan, masificación, elección y de ahí potenciar a los mejores.

Se debe seguir potenciando lo bueno que se viene haciendo en el Comité Olímpico Paraguayo y en la SND y corregir los errores. No más torpezas como el rechazo y reaceptación de Asunción 2022. Estos deben ser los Juegos para un despegue del deporte nacional.

Dejá tu comentario