Fútbol Internacional

El hombre que hizo soñar con lo imposible al fútbol

Vichai Srivaddhanaprabha falleció este sábado en un accidente de helicóptero en el parking del King Power Stadium, estadio del Leicester City, club que compró en 2010, del que se convirtió en presidente y al que ayudó a alcanzar la gloria y demostrar al mundo del fútbol que los imposibles existen.

La historia de Srivaddhanaprabha con el club afincado en el corazón de Inglaterra se remonta a 2010, cuando este empresario tailandés decidió hacerse por algo más de 40 millones de euros con un equipo de Championship (Segunda división).

El multimillonario rescató de esa manera un equipo que tocó fondo en 2008 a descender a League One (Tercera división), que necesitó una temporada para volver a Segunda y que no volvería a la máxima división del fútbol inglés hasta 2014.

Los mayores logros a lo largo de la historia de los 'Foxes'; un subcampeonato en 1929, tres Copas de la Liga y una Community Shield. La gloria aguardaba con el tailandés en el palco.

"Luz de progresiva gloria" es el significado del apellido de la familia propietaria del Leicester. El hijo de Srivaddhanaprabha Aiyawatt se convirtió en vicepresidente del equipo al asumir su padre el poder.

El camino a lo más alto no fue sencillo. No fue una inversión al estilo de la del jeque Mansour bin Zayed al-Nahyan en el Manchester City. No era una carrera de cien metros.

El Leicester pasó cuatro años más en Segunda antes de conseguir el ascenso a la Premier en 2014, con un equipo que ya tenía mucha de las bases que le haría campeón.

Kasper Schmeichel, Wes Morgan, Danny Drinkwater, Riyad Mahrez y Jamie Vardy llegaron ya con Srivaddhanaprabha al mando y cortaron una racha de cinco años en Segunda.

Rompieron récords. Más puntos en una temporada (102), más victorias (31) y la mayor racha de triunfos seguidos (9). Un equipo de ascenso que no se podría imaginar lo que acontecería dos años más tarde.

Llegaron Marc Albrighton, Leonardo Ulloa, Danny Simpson y Esteban Cambiasso, entre otros, y el equipo se mantuvo décimo cuarto en la tabla. Un éxito para Srivaddhanaprabha, cuya fortuna asciende a 3.300 millones de euros, pero que no pararía ahí.

El Leicester dio el pelotazo en el mercado, no por gasto, si no por puntería. Firmó a N'golo Kanté, a la postre mejor jugador del año, Christian Fuchs (gratis), Gökhan Inler (7 millones), Demarai Gray (4,7 millones) y Shinji Okazaki (10 millones).

Ganaron la liga. La mayor gesta del fútbol moderno. Con Claudio Ranieri como entrenador, Vardi, como máximo goleador, y con Srivaddhanaprabha en la butaca de presidente.

Este amante del polo, fundador de la empresa King Power, dedicada al Duty Free, había derrotado a los todopoderosos City, Arsenal, Manchester United, Chelsea y Liverpool y convertido a una ciudad de menos de un millón de habitantes en reina de la Premier.

Según informó la BBC, en cuanto se llevó el título, donó un millón de libras al hospital Leicestr Royal Infirmary.

Humildad, riqueza y generosidad en el directivo, conocido también por sus extravagancias, como abandonar siempre el campo después de los partidos del Leicester en helicóptero.

El Leicester abrirá un libro de condolencias en el estadio y a través de internet, para que todos aquellos que quieren dejen su recuerdo en la memoria de Srivaddhanaprabha, el empresario que cambió la vida de Leicester y que hizo soñar con lo imposible al mundo del fútbol.

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario