Fútbol Internacional

Atlético Mineiro y Dudamel mueren en la orilla a manos del Unión

Atlético de Mineiro, que dirige el venezolano Radamel Dudamel, rozó una remontada vigorosa al ganar por 2-0 a Unión de Santa Fe, que resistió la presión local sostenido por su portero para clasificarse con mucho sufrimiento a la segunda fase de la Sudamericana.

El equipo argentino, agarrotado por el empuje de los gallos, avanzó a la siguiente fase gracias al 3-0 conseguido en la ida y a las múltiples intervenciones de un Sebastián Moyano bendecido en el estadio Independencia de Belo Horizonte.

De nada sirvió el golazo de falta lejana del venezolano Rómulo Otero a los 16 minuto y el penalti transformado en el 29 por el brasileño Hyoran que hicieron soñar a la mejor versión del Atlético Mineiro desde la llegada, hace casi dos meses, de Dudamel.

El entrenador venezolano cambió su esquema y salió con una línea de tres en defensa para intentar la machada.

Los brasileños, semifinalistas en la Sudamericana de 2019, impusieron una presión en campo contrario asfixiante para los argentinos desde que empezó a rodar la pelota.

Los laterales Guga y Arana se convirtieron en dos estiletes que no pararon de perforar la zaga rival.

La movilidad y el acierto de Otero, que acaba de recuperarse de una lesión, también sorprendió a los rojiblancos y a los miles de asistentes reunidos en el Independencia.

El venezolano marcó, a buen seguro, uno de los goles de esta edición de la Sudamericana, al transformar un tiro libre desde lejísimos, con un disparo potente, seco, de 'folha seca', que confundió a Moyano, su único error esta noche.

Dudamel lo celebraba con los puños cerrados desde la zona técnica. El Atlético Mineiro revivía con la bomba del extremo venezolano y aún quedaban 74 minutos por delante.

Unión de Santa Fe pudo enterrar cualquier posibilidad de remontada apenas unos minutos después de no haberse estrellado en el palo un remate de Bottinelli.

Ese susto no desvió a los gallos de su guión: presión fuerte, laterales abiertos y movimientos rápidos de sus atacantes.

Sin embargo, el equipo albinegro encontró la fortuna en otra jugada a balón parado. Calderón derribó a Réver en el área a la salida de un córner y el colombiano Nicolás Gallo no lo dudó y marcó penalti.

Lo transformó Hyoran cruzado, raso, para insuflar más las esperanzas de la afición local.

El Mineiro pudo incluso irse al descanso con la eliminatoria igualada, pero esta vez sí Moyano estuvo atento para desviar un remate de Nathan, cuando la mitad del estadio ya cantaba el tercero.

En el segundo tiempo, los brasileños mantuvieron la misma intensidad del primer asalto. Las mejores opciones de nuevo pasaban por los pies de Otero.

Moyano salvó a los suyos de nuevo y de paso, empezó a desquiciar a los brasileños, que a partir del minuto 60 empezaron a sentir la presión del cronómetro corriendo en su contra.

El partido se acercaba al final y al Mineiro aún le faltaba un tanto para forzar los penaltis, pero había demasiados nervios y la condición física del equipo tampoco era la idónea.

Moyano voló para firmar otra parada espectacular a tiro desde fuera del área de Hyoran.

Dudamel dio minutos al delantero Ricardo Oliveira, de 39 años, en la recta final, pero el cambio no evitó su primer gran tropiezo como técnico en tierras brasileñas. En la previa dijo que el partido contra Unión era "todo o nada" y al final se quedó en nada

Embed
Embed

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario