Sol de América

El Kelito se despide de su primer torneo internacional

River Plate no pudo remontar la serie frente al Deportivo Cali, cayó en Villa Elisa por 3-1 y se despidió de su primer torneo internacional (Global 5-2).

River Plate fue derrotado este martes por 1-3 por el Deportivo Cali y quedó eliminado en primera fase de la Copa Sudamericana 2020. Dionicio Pérez volvió a anotar, como en la ida, pero fue insuficiente para mantener con vida al equipo del barrio Mburicaó de Asunción.

El representante colombiano demostró su mayor jerarquía en estas lides y golpeó en momentos estratégicos, como en el Monumental de Palmaseca, para quedarse con el premio de la clasificación.

EL PARTIDO. El Kelito, que debía remontar un 2-1 sufrido en Colombia hace una semana, recibió muy temprano el tanto del conjunto cafetero. A los 13 minutos, el delantero Ángelo Rodríguez aprovechó un desajuste defensivo para abrir la cuenta en Villa Elisa.

El tanto golpeó la autoestima del elenco paraguayo, que estuvo cerca de padecer otro gol, esta vez de Agustín Palavecino (18 m). No obstante, capeó los momentos más difíciles y se aproximó hacia el arco rival creando una ocasión concreta para igualar con intervención de Ramón Sosa antes del descanso.

En el complemento, el equipo de Marcelo Philipp entró con otra determinación, predispuesto a gastar todos los cartuchos para intentar remontar y seguir en el torneo internacional. Creyó en la misión debido a que empató antes de la hora del encuentro mediante Dionicio Pérez (53 m).

Motivado por la igualdad, River Plate vivió sus mejores momentos y estuvo muy cerca de abrir un tajo en la cara del Deportivo Cali con un disparo potente de Ramón Sosa.

Sin embargo, este trámite favorable fue interrumpido de forma abrupta a los 66 minutos cuando el árbitro cobró un discutido penal sobre Ángelo Rodríguez del portero Pablo Gavilán. La anotación de Agustín Palavecino fue un balde de agua fría de la que no pudo recuperarse el cuadro local (68 m).

En el último tramo del compromiso, el Kelito quemó todas las naves para salir del campo de juego con la frente en alto. Más allá de las complicaciones, el novato en estas batallas no tiró la toalla nunca y buscó evitar, al menos la derrota.

Sufrió arremetidas profundas en el contragolpe y por esa vía la tercera anotación rival lograda por Agustín Palavecino (89 m) que puso sentencia al juego en la casa de Sol de América.

Embed

Dejá tu comentario