Fútbol Internacional

"El fútbol es importante, pero no es lo más importante"

El futbolista del Ajax Daley Blind, que se desplomó el pasado martes en un partido amistoso en Amsterdam contra el Hertha Berlín, ha reconocido que el desfibrilador cardioversor implantable (ICD, por sus siglas en inglés) que lleva implantado le ha cambiado la manera de ver la vida.

"Es algo que siempre llevo conmigo, está ahí y no lo olvido, me hace ver las cosas de manera diferente. El fútbol es importante, pero no es lo más importante. Hay cosas en la vida más allá del fútbol", dijo el futbolista a "De Telegraaf", el periódico de pago más leído de Países Bajos.

La entrevista se hizo la semana pasada, durante la pretemporada del Ajax en Austria, pero el jugador dio el visto bueno a que se publicase este jueves, explicó el diario.

Blind, de 30 años, lleva incorporado un ICD por un problema cardiaco que le fue detectado a finales del año pasado, después de que cayese al césped durante un partido de Liga de Campeones contra el Valencia.

El pasado martes, el futbolista volvió a desplomarse en el minuto 79, cuando se derrumbó sin ningún motivo aparente. Pudo abandonar el césped por su propio pie y, según explicó su entrenador Erik ten Hag, el ICD que lleva incorporado "se le disparó".

No obstante, el jugador ha sido apartado de los entrenamientos de grupo y está siendo sometido a exámenes médicos para estudiar las razones específicas del incidente.

"La vida continúa. Se pasa por un revés y lo sobrellevas. También se extraen lecciones para el futuro. Esto ha sido una llamada de atención y hay que escuchar al cuerpo", explicó en referencia al desvanecimiento que sufrió en el partido contra el Valencia.

"Si estoy bien, jugaré. De lo contrario, seguiré las instrucciones del personal médico. En el pasado he sido terco, pero dejaré de serlo", dijo.

Blind se formó en la cantera del Ajax y fichó en la temporada 2014/15 por el Manchester United, en el que jugó cuatro temporadas. Regresó al conjunto de Amsterdam en el verano de 2018, en el que ha mantenido la regularidad.

"Después de tantos años en el campo, puede convertirse en una rutina. Ahora me doy cuenta de lo feliz que puedo ser en el césped, independientemente del nivel en el que juegue", indicó.

Embed

Dejá tu comentario