D10 En Vivo

Aldo Vera, el capitán que "pateó" kilómetros para lograr su sueño

VIDEO. Aldo Vera, capitán de Sol de América, charló este jueves con D10 En Vivo y habló de cómo tuvo que poner piedra sobre piedra para edificar su carrera profesional desde muy abajo.

Aldo Vera, el hombre que cubre cientos de kilómetros en el mediocampo de Sol de América, se refirió a las dificultades que debió derribar para lograr el sueño de jugar en la Primera División.

“Somos muy humildes, me tocó bastante para lograrlo, pero siempre uno lucha por ese sueño. A veces cuando un chico dice que no puede venir porque no tiene para su pasaje, la verdad que para mí eso es una excusa”, comentó en otra imperdible edición de D10 en Vivo.

“Si uno quiere, pasa por muchas cosas. En lluvia, frío, calor, siempre tuve que patear. Nunca le pedí nada a nadie porque me daba vergüenza. Así que tuve que patear de Luque a Campo Grande, de Luque a Caballería”, comentó el volante.

La necesidad obligó a su madre a emigrar a España por seis años y después perdió a su padre, momento en que él debió hacerse cargo de sus tres hermanas menores. No obstante, el sueño se mantuvo intacto y Aldo Vera siguió “pateando” detrás de ello hasta lograrlo.

PING PONG DE TEMAS VARIOS:

Ídolo: Sergio Orteman.

Partido más difícil: Ponte Preta.

Comida boliviana: Caldo de maní.

Liga en donde quiere jugar: Estados Unidos.

Equipo en donde le gustaría jugar: Gremio.

Deporte que no sea el fútbol: Vóley.

Película favorita: El Justiciero.

Entrenador maestro: Raúl Vicente Amarilla.

LA CLAVE. La disciplina fue el motor principal de su superación, que la adquirió de forma muy particular. Debió lavar cubiertos, lavar la ropa o colgarlas para conseguir el permiso de ir a jugar en la canchita de barrio con sus hermanos. “Los cinco debíamos hacer algo”, señaló al respecto.

De ese terreno normalmente huérfano de césped fue a probar suerte en Independiente de Campo Grande. Se quedó en el club con 16 años de edad, y más allá de que la situación no se volvió color de rosa al son del dedo, se convenció de llegar al círculo de honor del fútbol paraguayo.

“Ahí empecé y ya no quise más dejar. Llegué a irme a un partido de Luque-Olimpia y ahí dije ‘yo tengo que jugar en Primera’. Yo me veía”, comentó el hombre que tiene en un pedestal a Raúl Vicente Amarilla por darle la oportunidad de mostrarse en un equipo profesional.

El aficionado al dibujo, cualidad con la que se ganó más de un recreo, y buen chef, a tal punto que abrirá próximamente un local gastronómico, logró cumplir el sueño compartido con su padre. El camino fue sinuoso, pero desde su debut profesional ya pasó una década.

En su trayectoria figuran los clubes como Sportivo Luqueño, Carapeguá, Santaní, Guabirá de Bolivia, hasta la Selección Paraguaya, y ahora disfruta de su estadía en Sol de América de Villa Elisa, un club modelo y "en el que muchos futbolistas quieren estar".

Embed

D10 En VIVO conduce Nati Sosa Jovellanos y se emiten los martes y jueves, desde las 17.00, a través de Instagram. Esta propuesta, que pretende ser un espacio de entretenimiento en el que los seguidores de D10 podrán conocer más sobre sus ídolos, es posible gracias a Toyotoshi, Syopar, Liqui Moly (Aceites y Lubricantes) y Century Plaza.

Para contactos comerciales, comunicarse al (0981) 111013, con Cinthia Delvalle, o al correo cinthia-delvalle@centraldeventas.com.

Dejá tu comentario