19 abr. 2024

Manchester City vs. Inter: Obligación contra historia

Historia contra presupuesto, Inglaterra contra Italia y Guardiola contra su eterna obligación. Manchester City e Inter definen el campeón de la Champions League.

FyMMLofX0AIND3K.jfif

Trofeo de la UEFA Champions League.

Foto: @ChampionsLeague

Historia contra presupuesto, Inglaterra contra Italia y Guardiola contra su eterna obligación. Manchester City e Inter de Milán se medirán este sábado en una final inédita de la Liga de Campeones y en la que los ingleses deben batallar con un favoritismo extremo, la gloria del triplete y la posibilidad de derribar la mayor barrera mental de su historia; mientras que los milaneses aparecen con el papel de arruinar la fiesta de los ‘Sky Blues’ y encomendados a revitalizar el fútbol italiano con un título tan inesperado como brillante.

“A historia nos ganan”, sopesó Guardiola, consciente de la inferioridad en los libros de su equipo frente a un tres veces campeón de la competición, pero advirtió también: “La historia no juega”. Bien lo sabe después de haber eliminado al Real Madrid y cerrar su herida del año pasado.

Vencer a los ‘Blancos’ terminó con muchas de las dudas que rodeaban a este club y a estos jugadores y supuso una final anticipada que ahora tendrán que rubricar en Estambul. La que puede ser una de las finales más decantadas a priori de las últimas dos décadas es el último obstáculo de un City que ha ganado Premier League y FA Cup y opta a convertirse en el segundo inglés en conquistar los tres grandes títulos en la misma temporada.

Esta responsabilidad puede pesar en las piernas de los jugadores del City, donde no hay ningún ganador de la competición, pero esa inexperiencia la cubre el talento y la calidad pura de los Kevin de Bruyne, Erling Haaland, Jack Grealish e Ilkay Gundogan. Es el partido que define una generación que arrancó en 2008 con la compra de Emiratos Árabes Unidos y que culmina en la misma temporada que el club ha sido acusado por la Premier de 115 irregularidades financieras, un lunar que conviene no olvidar al mencionar los éxitos del Manchester City, siempre bajo la sombra del dopaje financiero.

A diferencia de 2021, cuando prescindió del pivote defensivo y lo pagó caro contra el Chelsea, esta vez Pep Guardiola no hará experimentos. Confiará en el esquema de tres defensas en ataque con John Stones como centrocampista adicional cuando tengan la pelota y en dos extremos con tendencia a ir para dentro, como Grealish y Silva. Estos estarán escoltados en el centro del campo por Gundogan y Rodri, con De Bruyne como enganche.

Trece años después de su última final de Liga de Campeones, aquella que levantó con José Mourinho como entrenador en 2010, año del mítico triplete que esta temporada quiere rubricar el City, el Inter de Milán vuelve a soñar con tocar el cielo con la cuarta ‘Champions’ de su historia, esa de la que solo le separa la trituradora de Mánchester, una máquina casi perfecta de fútbol, ávida de su primera ‘orejona’ en un partido en el que es claramente favorita para alzar el título.

Pero al Inter no le preocupa no ser favorito. Es más, se siente cómodo en esta posición en la que nadie apuesta por él. Es una manera de jugar con menos presión y de mantener las opciones de dar una sorpresa, aunque para hacer tambalear al equipo de Guardiola tendrá que ser impecable en todo lo que haga y en todas sus líneas.

Onana bajo palos y los tres habituales en la línea de centrales, Bastoni, Acerbi y Darmian, tendrán que frenar a Haaland sin perder de vista el vendaval ofensivo que le acompaña. Pero si son capaces de mantener el nivel de solidez que han mostrado en las grandes citas, aumentarán las posibilidades interistas de victoria.

Y es que aunque no haya sido una temporada fructífera en la Serie A, el Inter ha sacado su mejor versión en la competiciones de eliminatoria y ha conquistado la Coppa Italia, en lo que fue la séptima final ganada de las ocho que ha disputado Simone Inzaghi en toda su carrera, un auténtico especialista en finales que intentará mantener su pleno con el Inter, con el que no conoce la derrota en los partidos con título en juego.

El técnico formará con su once tipo, el 3-5-2, aunque con la duda de si colocar a Brozovic o a Mkhitaryan, recuperado de su lesión que le apartó en los últimos cuatro partidos. Barella y Calhanoglu intentarán encontrar la profundidad de Dimarco y Dumfries por los carriles exteriores; y a Lautaro, el jugador ‘nerazzurro’ diferencial, por el central, ya sea para desahogar en salida de balón o para una contra.

Fijo en la ofensiva, el argentino, que busca el doblete ‘Champions'-Mundial, estará acompañado previsiblemente por Dzeko, titular en todos los partidos importantes por delante de un Lukaku que, sin embargo, está en el mejor momento de una amarga vuelta al club en el que encontró su mejor versión.

- Alineaciones probables

Manchester City: Ederson; Walker, Dias, Akanji, Stones; Rodri, Gundogan, Silva, De Bruyne, Grealish, Haaland.

Inter Milán: Onana; Darmian, Acerbi, Bastoni; Dumfries, Barella, Calhanoglu, Mkhitaryan o Brozovic, Dimarco; Dzeko, Lautaro.

Estadio: Atatürk Olympic Stadium de Estambul (Turquía).

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia).

Hora: 15:00 (hora paraguaya).

Más contenido de esta sección
Por segundo año consecutivo, el Etihad Stadium resolverá un duelo majestuoso entre Real Madrid y Manchester City, que intercambiaron remontadas en el Santiago Bernabéu en un gran espectáculo futbolístico (3-3).
En su noche europea más importante en más de una década, el Arsenal se sobrepuso a sus miedos y a los viejos fantasmas de Harry Kane.
A las 15:00 tendrán lugar, en Londres y Madrid, los dos primeros partidos de ida por los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa.
El Manchester City emprendió su viaje este lunes a Madrid para disputar la ida de cuartos de final de la Champions League sin Kyle Walker ni Nathan Aké, ambos lesionados.
Enfrentamientos de los cuartos de final y semifinal de la Champions League.
Atlético de Madrid ganó 2-1 en tiempo normal, soportó la prórroga y se impuso en los penales al Inter para culminar la remontada y la apoteosis del Metropolitano, con un Oblak esplendoroso.