Sol de América

El grito al cielo de César Villagra

El delantero de Sol de América César Villagra vivió una semana que marcará su vida. Entre el dolor por la pérdida de su madre y el orgullo de haber marcado un doblete en el triunfo de su equipo, festejo que lo gritó mirando al cielo.

En un extenso diálogo con ÚH, el atacante danzarín César Rodrigo Villagra Olmedo, de 31 años, confesó de sus inicios en la Primera y sus emociones en lo que fue una semana que no olvidará jamás en su vida.

Recuerda Villagra que a los 26 años, en el 2015, se daba su debut profesional, fue en el Clausura de ese año: “Daniel Garnero fue el técnico que me dio la confianza, recuerdo que fue a ver mi partido en reserva ante Olimpia y para el próximo fin de semana me convocó para la concentración ante Luqueño”, explicó César. “El encuentro iba 1-1 ante el Auriazul, yo estaba en el banco. Y el DT Garnero me gritó: Esta es tu oportunidad, demostrame lo que jugás; ¡divertite!”, comentó. Tras su ingreso, concretó un gol de cabeza y su equipo ganó 2-1.

“El próximo partido me convocaron nuevamente para jugar contra Libertad y recuerdo que Sasá me dijo: ¿César, vas a poder aguantar los 90?, y le respondí, estoy para jugar dos días seguidos”, sonríe. En ese partido le tocó convertir a Villagra, culminó empatado 2-2.

LA PEOR NOTICIA. Tras largas semanas de internación por cuadro de Covid, doña Josefina, la madre de César, fue derivada a terapia justo el día del partido entre Sol de América y 12 de Octubre (13 de diciembre), César ocultó en todo momento su dolor, recuerda. Se alejaba del plantel para llorar, hasta que se confirmó su deceso el lunes 14. “No había partido que ella no me llamase para darme su bendición. Desde mis inicios me apoyó y siempre me impulsó a confiar en mí para llegar lejos”, confesó ya quebrándose.

“El día del partido, miré al cielo tratando de verla y le dije: Mami, preparé esta camiseta donde estamos juntos, quiero dedicarte dos goles y ser la figura para enviarte los saludos. Y se dio el milagro, tal como le pedí”, indico.

La Copa. Sol de América, clasificado a los cuartos de final, no llegó a sumar los puntos necesarios para ingresar a Sudamericana, como lo venía haciendo los últimos cinco años. Sin embargo, César les tiene fe a los compañeros en poder conseguir el título y la ansiada clasificación a la Copa Libertadores, con la chapa de campeón y cortar la sequía de 29 años del último grito de gloria de Sol de América.

“Todo el torneo jugamos bien, pero nos faltó la puntada final y creo que conseguimos hallar el camino de los goles ante Luqueño, vamos a pelear con uñas y dientes el campeonato y dedicárselo a doña Josefina”, concluyó.

Fuente: Impreso Última Hora

Dejá tu comentario