Guaraní

River Plate golpea en Los Jardines y aleja de la pelea a Guaraní

River Plate dio la nota este sábado y derrotó por la mínima diferencia a Guaraní por la fecha 17 del torneo Apertura. El Aborigen queda rezagado en la lucha por el título.

El Kelito hizo respetar su domicilio y consiguió un gran triunfo frente a Guaraní para crecer en la tabla de posiciones. Con esta gran victoria suma 22 unidades y se ubica en la sexta posición. Con la derrota, el Aborigen se queda con 30 puntos, a seis del líder Cerro Porteño.

EL PARTIDO. El primer tiempo fue sumamente disputado en Los Jardines. El local, conocedor de su reducto, fue mejor en el análisis parcial y no se fue con ventaja al descanso por la gran intervención de Gaspar Servio.

El portero aurinegro demostró sus grandes condiciones para evitar el gol de cabeza de Ramón Sosa en el tramo final del lapso. Antes, el elenco de Celso Ayala también contó con intervenciones importantes de Dionicio Pérez y de Jorge Núñez, aunque estos no encontraron el arco.

Por su parte, el elenco visitante acusó el desconocimiento del campo y no tuvo tanta claridad en la ofensiva. Puso en apuros al fondo rival cuando los delanteros Ródney Redes y Bautista Merlini tomaron la posesión de la pelota y encabezaron las réplicas.

En el complemento, Gustavo Costas apostó por Fernando Fernández y prescindió del volante Fernando Barrientos. Redes bajó en el mediosector para mantener la táctica. Con Raúl Bobadilla en la alineación, Guaraní enfrentó el segundo tiempo con sus dos portentosos delanteros.

Un servicio del recientemente ingresado hacia el Tanque pudo deshacer la paridad, pero el nacionalizado paraguayo remató pifiado. El que llenó las botas antes fue Cristian Sosa, cuyo disparo sacudió la solvencia de Servio, ya que el balón incluso golpeó en el travesaño.

Chito jugó al ojo por ojo y diente por diente al sacar al mediocampista Silvio Torales y dar cabida al atacante Francisco Bareiro. A la hora del encuentro, los equipos mostraron poca creación y se decidieron por los balones largos para utilizar los espacios vacíos.

Sin embargo, el marcador se quebró en el barrio Muricaó mediante la pelota quieta. El Loco Pérez tomó coraje y cobró un tiro libre, que en su trayecto tuvo un desvío en Bobadilla y desacomodó completamente a Servio (67 m).

El gol explotó en el epicentro de la evolución de Guaraní, que después del cachetazo bajó más su rendimiento y buscó la paridad por inercia. Al final no pudo rescatar el empate y se queda muy lejos en la lucha por el título del certamen.

Embed

Dejá tu comentario