Otros Deportes

En el especial navideño de la NBA, Los Lakers se quedan sin regalo

VIDEO. Como cada año desde 1947, la maratón clásica del especial navideño de la NBA nos ofrecía un menú delicatessen ajustado a los paladares más finos y exigentes del mejor basquetbol del mundo. Este es el resumen de la jornada.

Plato de entrada

En la fría Canadá los campeones vigentes recibían a uno de los equipos más laureados de la NBA y actuales aspirantes al título: los Boston Celtics.

Un encuentro que nos abrió el apetito mediante Jaylen Brown vistiéndose de Grinch y arruinando la navidad en el norte del continente, anotando en 10 de sus 13 intentos y sumando 30 puntos para liderar el dominio de los suyos de principio a fin y encaminar la victoria de los verdes por 118 a 112.

Con la derrota los Toronto Raptors pierden la racha de más de 4 años sin perder contra un equipo de su división, la última vez había sido el 10 de noviembre del 2015 frente a los New York Knicks. Por su parte, los Boston Celtics cortan la racha negativa de 8 partidos consecutivos sin haber podido ganar en territorio canadiense.

Celtics Raptors.jpg

Aperitivo

¿Qué más sazonado que un mano a mano entre Giannis Antetokounmpo y Joel Embiid?

Ambos líderes de equipos contendientes al título chocaban en un potente duelo entre Bucks vs 76ers en la ciudad de Pensilvania. En el cual, Embiid sacó mayor provecho de sus cualidades anotando 31 puntos y descolgado 11 rebotes además de neutralizar a la bestia griega mediante una defensa excepcional.

Los 76ers adelantaron la cena en el primer cuarto anotando 38 puntos. El tiro de larga distancia fue el regalo para todos los fans de Filadelfia, quienes no disfrutaban de un partido navideño en condición de local desde 1988. Los 76ers convirtieron 22 triples, igualando el mejor récord histórico de la franquicia. Los Bucks fueron devorados 109 a 121.

Bucks vs 76ers Embiid.jpg

Brindis

Al inicio de temporada, cuando la NBA agendó a los Rockets vs. Warriors a su jornada navideña, se imaginó al equipo californiano en un contexto distinto.

En lo que parecería que sería el juego menos atractivo o al menos con mayor diferencia al tratarse de uno de los equipos top del oeste frente al colero, no nos imaginábamos que sería el factor sorpresa de la noche y motivo de brindis para muchos.

Había que estar un poco entonado para asegurar una victoria de los Golden State, pero no, Damion Lee estuvo más sobrio que nunca y disputó el mejor juego de su carrera en la NBA hasta el momento. El escolta terminó con 22 puntos, 15 rebotes (récord personal), 4 asistencias y 3 robos, quien junto a D’Angelo Russell y Draymond Green, con 20 puntos cada uno, se encargaron de mojar la pólvora de los Rockets y sumar su tercera victoria al hilo para que sus fans puedan brindar como en los viejos tiempos. Rockets 104 – Warriors 116.

Rockets GSS.jpg

El plato de fondo: La Batalla de Los Ángeles

La verdadera nochebuena llegó a California cuando en el mítico Staples Center se presentaron Los Lakers y Los Clippers para disputar uno de los lances más esperados de la navidad y de la temporada, en la que el equipo de LeBron James y Anthony Davis frente al de Kawhi Leonard y Paul George buscarían quedarse con la batalla por Los Ángeles.

Además del duelo titánico entre las duplas de superestrellas, las claves se disputaban en todas aristas del juego: defensa, tiros desde el perímetro, aporte desde la banca. Kyle Kuzma debía meterse de lleno en la batalla y Lou Williams contrarrestar.

Las superestrellas no escaparon de su responsabilidad y estuvieron presentes desde el primer cuarto, Kawhi Leonard anotó 14 puntos en el primer parcial mientras que un desajustado LeBron no conseguía anotar tras 7 intentos, fue Kyle Kuzma quien se hizo cargo de la ofensiva oro y púrpura anotando 15 puntos para iniciar una racha de 12-0 y tomar la ventaja por 38 a 31.

LAL LAC.jpg
Los MVP

Los MVP's, los All-Star, los campeones, el duelo titánico por el control de Los Ángeles

Los dirigidos por Doc Rivers no podían lavarse la cara y despertar a pesar de una mala noche del rey LeBron. Los Lakers cerraron la primera mitad con 12 puntos de diferencia (LAL 63 – LAC 51) y llegaron a una máxima de 15 a poco de iniciar el tercer cuarto. Fue entonces cuando Paul George y los suyos despertaron a tiempo para devolver la emoción al encuentro y acortar la diferencia a apenas 2 puntos luego de una racha de 16-3. El tercer cuarto terminó empatado 86 a 86.

Mi Pobre Angelito

Al iniciar el último cuarto, LeBron dice presente a la fiesta embocando su primer triple de la noche y sumar luego 10 puntos en los primeros 5 minutos, Los Lakers ampliaban así su diferencia a 7 puntos. Fue entonces cuando Kawhi Leonard se hace cargo de sus Clippers y los lleva al hombro anotando 14 de sus 35 puntos finales en los últimos 7 minutos de juego y dar vuelta el marcador de manera definitiva.

A falta de 3,4 segundos para el cierre del juego, Los Lakers se encontraban con posesión de balón y una desventaja de 109 a 106. James se encarga de la transición y la cede a KCP quien la devuelve inmediatamente, LeBron intenta el triple del empate pero aparece el asfixiante y defensivo Beverley diciendo “Aquí no, no en esta navidad mi pobre angelito!” y poniendo la palma de la mano frente a la ilusión del rey… tapona y afirma quienes son los dueños de Los Ángeles hoy.

Sin un juego reluciente los Clippers vencen a los Lakers en una exposición de como jugar con cerebro, ganaron los LAC con una hermosa remontada, una defensa regular, una mejor pizarra y más corazón. Los Ángeles Clippers 111 – Los Ángeles Lakers 106.

En la batalla de Los Ángeles ¿Quiénes son los amos de la ciudad?

Embed

Temas

Dejá tu comentario