Fútbol Internacional

El partido especial de Gustavo Gómez en La Bombonera

Gustavo Gómez hizo un partido casi perfecto en Palmeiras ante Boca. El defensor paraguayo, jugador fetiche de Guillermo Barros Schelotto, tuvo un partido especial en La Bombonera.

Contra el público y todos, el defensor paraguayo fue un punto alto del partido, que se quebró con el ingreso de Darío Benedetto, ese que amargó a Libertad y anoche le dio la victoria por 2-0 al Xeneixe en la semifinal de ida de la Libertadores.

El conjunto brasileño jugó más a la pelea que al ataque, tanto que no tuvo jugadas claras de gol, a excepción de un centro que Gómez casi conectó al gol en el primer tiempo.

Con mucho empuje y pocas ideas claras, Boca sacó su fuerza y desequilibró con un cabezazo de Benedetto a los 83’ y un bombazo a los 88’. La revancha será el próximo miércoles en São Paulo.

“Estábamos haciendo un gran partido, en dos descuidos nos hicieron los goles, un poco con bronca, creo que será difícil allá (en Brasil) pero no imposible”, comentó Gómez en declaraciones tras el partido con la cadena internacional Fox Sports.

Consultado sobre si fue un partido especial, el ex Libertad, Lanús y Milán, dijo: “Lo tomé de forma tranquila, el fútbol es así. Capaz la gente no sabe muchas cosas de lo que pasó, de cómo se manejaron las cosas. Pero yo estoy feliz por la decisión que tomé”, aseguró.

El internacional paraguayo fue buscado por Boca en cada mercado de pases desde la llegada del técnico Guillermo Barros Schelotto. En el último libro de pases una diferencia económica hizo caer la firma de contrato con el club xeneize. Ante esta complicación, Gómez pasó de Buenos Aires a San Pablo.

Gustavo Gomez.mp4

Dejá tu comentario