Otros Deportes

El corazón de los Celtics se agranda en Boston y sacuden a los Cavs

VIDEO. Se acercaba el momento de disputar el quinto juego de las finales de la Conferencia Este, partido clave. Ambos equipos habían cumplido en casa y la serie volvía a Boston igualada a dos victorias. Uno solo se haría con la partida.

Por Juan Pintos Sumi - @elbuenJuane

Al terminar la noche uno de los dos equipos desequilibraría la balanza a favor y quedaría a tan solo un juego de las finales; ese equipo fueron los Celtics, que sin mucho brillo y con un juego regular les bastó para dominar de principio a fin a unos desmejorados Cavaliers, que por tercera vez en la serie se ausentan en la pista y por tercera vez pierden en el TD Garden. Celtics 96 – Cavaliers 83.
      Embed

Un equipo con identidad y sangre fresca, de jóvenes con mucho corazón y talento; esa es la definición de estos Celtics que llevan la serie 3-2 con mucha rebeldía e irreverencia jugando de local, sin el temor que eliminó a los Raptors. El viernes por la noche intentarán dar el golpe para liberar al Este del yugo del Rey LeBron y volver así a las finales luego de 8 temporadas. ¿El príncipe Jayson Tatum terminará con el reinado del soberano LeBron James?

DOMINIO DE PRINCIPIO A FIN. Kevin Love abría el marcador del encuentro luego de una asistencia de James. Inmediatamente Horford asistiría a Rozier III para sumar un triple, anunciando que los celtas darían guerra hasta el último segundo, sin que les tiemble el pulso. Y así fue, de la mano de Tatum y Baynes los Celtics abrían una pequeña brecha que pronto sería reajustada por LeBron James en un juego que hasta ese momento planteaba un ida y vuelta interesante.

A 4 minutos del inicio los Cavs tomarían la delantera a través de un triple de Kevin Love, ventaja que mantendrían durante los siguientes 3 minutos y posteriormente perderían para nunca más recuperar el timón del juego en toda la noche. Los locales impulsados por su afición crecieron, tomaron la iniciativa y fueron capaces de trazar el rumbo del juego, dejando el primer cuarto 32 a 19 a su favor.

Los de Cleveland por momentos presentaban un juego decadente, gris, sin ideas ni norte. Los brazos de LeBron James eran los únicos que remaban y llevaban adelante el bote ocupado por otros cuatro tripulantes, pero su espalda por más ancha que sea tiene un límite de resistencia. El capitán de los Cavs pronto fue cayendo en una fatiga física y mental, un agotamiento acumulado, no solo de esa noche, sino que de todas las noches de Playoffs y quizás, de toda una temporada sin un Kyrie Irving que le sirva de soporte.

REMANDO A CONTRACORRIENTE. Pasado el primer parcial los Celtics disponían del control del partido y para el segundo cuarto extendían la diferencia a 17 puntos.

Pronto Marcus Morris y el ex Lakers Larry Nance Jr. desatarían una pequeña gresca que acarrearía como consecuencia una falta técnica para ambos. Sin invitación, Terry Rozier acudiría a la fiesta recibiendo la misma sanción.
      Embed
Foto: EFE

Seguidamente, con la sangre hirviendo, los Cavaliers acortarían distancia mediante un run de 9-0 para reducir la diferencia a 8 puntos, los de Ohio volvían a respirar y remaban. Finalmente la primera mitad terminaría 53 a 42.

Luego del entretiempo los Cavs seguían con vida a pesar de una muy mala noche, los visitantes jugaron una buena defensa en el tercer cuarto pero fueron incapaces de jugar con la misma intensidad en el otro sector de la cancha.

Los Celtics fueron creciendo y manteniendo la ventaja con un equipo compacto, pero no lograron cerrar el partido hasta llegar al último cuarto, momento en el cual finalmente sentenciaron el juego, dejando en claro que en el TD Garden la magia les pertenece y que en casa son los dueños del pabellón.

10-0 es la racha local de los Celtics en los Playoffs. Nada es causalidad en la NBA, el equipo de Boston a pesar de no contar con sus dos principales estrellas está donde está mediante un proceso, que inició en la temporada 2013/2014, es el resultado de mucho sacrificio inicial y sobre todo: progresiva evolución.

SOLO CONTRA EL MUNDO. Si los Cavs se encuentran en instancias finales es simplemente porque el mejor jugador de la década los llevó hasta allí. Si LeBron estornuda, los Cavaliers se engripan. The King tuvo varias pérdidas de balón debido al desgaste y  la frustración, en el último cuarto el juego terminó de hundir la moral de LeBron en la serie, agotado física y mentalmente, sin obtener ayuda de sus compañeros y sin recompensa alguna por todo el esfuerzo. Anoche LeBron no fue LeBron y los años no perdonan.
      Embed
¿Se viene la caída del Rey? Foto: EFE

JR Smith: 2 puntos, 1 asistencia, 0 robos, 0 bloqueos, 0 rebotes, 5 faltas, 1 perdida, 1 de 6 en tiros de campo, 0 de 4 en triples. Tristan Thompson: 1 punto, 1 asistencia, 0 robos, 0 bloqueos, 0 de 3 en tiros de campo. George Hill: 7 puntos, 1 rebote, 1 asistencia, 1 de 5 en tiros de campo. Todos titulares.

UN EQUIPO. Tatum de manera magistral tomó el liderazgo y condujo a la victoria de sus Celtics anotando 24 puntos, descolgando 7 rebotes, repartiendo 4 asistencias, dando 2 tapones y robando balones en 4 oportunidades. Jaylen Brown lo secundó con 17 puntos. El australiano Aron Baynes dio todo de sí mismo y peleó cada choque. Horford impecable aportó con 15 puntos y 12 rebotes, un nuevo doble-doble que se hace costumbre. Por su parte, la dupla Marcus (Smart y Morris) siempre entregando el alma en defensa.

Brad Stevens a lo Mike D'Antoni utilizó y limitó la rotación a 7 jugadores funcionales, al mismo tiempo demostró que un equipo en comunión brilla más que una superestrella. El basketball es un ajedrez colectivo y premia a los que mejor ensamblan todas las piezas. Los Cavaliers cuentan con un Rey brutal pero sin torres, alfiles y caballos no puede ganar la partida.

El viernes será un juego al todo o nada, de caer los Cavs, con seguridad los fanáticos de James tendrán que ir ahorrando dinero para comprar una nueva camiseta de otra franquicia. Los que se identifican con un equipo, nunca cambian.

Temas

Dejá tu comentario