General Díaz

Un cero entre los últimos

General Díaz, ya descendido a la Intermedia y último en la tabla, y River Plate, que se encuentra penúltimo en la misma, no se sacaron ventajas y empataron este sábado sin goles por la fecha 9 del torneo Clausura 2020.  

Con este resultado, el local sumó recién su segunda unidad en el campeonato, mientras que el visitante acumula siete puntos y no se mueve de su sótano.

EL PARTIDO. El primer tiempo fue sumamente atractivo en el Adrián Jara de Luque. El Kelito amenazó seriamente con romper la paridad a segundos del inicio, pero no pudo castigar el desliz defensivo y porque también el remate de Marcelo González se estrelló en el travesaño.

Luego volvió a llegar con un disparo cruzado de Ramón Sosa, el hombre con mayor desequilibrio en el visitante.

En un duelo sin mucho mediocampo, las Águilas respondieron con el juego aéreo, fue en un par de ocasiones con Pablo Meza, Torito González y Pablo Velázquez, aunque las intervenciones de estos tres jugadores se produjeron sin contundencia.

Pasando la media hora del compromiso, Darío Cáceres dejó a River con uno menos por una plancha directa a la pierna de Estivel Moreira (36 m). No obstante, el rival no pudo sacar provecho de esa superioridad numérica.

La última acción destacada del primer lapso fue una equivocación del árbitro Alipio Colmán, quien cobró penal de David Valenzuela, pero el VAR le corrigió ya que la falta se produjo fuera del área (41 m). Con el 0-0 cayó el descanso.

En el complemento, tanto General Díaz como River Plate carecieron de orden por lo que afectó directamente la estética del compromiso en el Nido. Tampoco los cambios de los entrenadores solucionaron las deficiencias.

Los delanteros Dionicio Pérez y Ernesto Álvarez incomodaron la tranquilidad de los defensores, antes de que el encuentro se vuelva parejo y con grandes disputas ahora sí en el mediosector.

Producto de esa brusquedad, Torito González llegó tarde y vio la segunda tarjeta amarilla para ir también expulsado (58 m). Con 10 hombres por cada bando, el encuentro se siguió luchando más de lo que se jugó y nadie fue capaz de tener la lucidez necesaria para romper el cero.

Embed

Dejá tu comentario