Libertad

Libertad gana a un valiente River y se da un poco de respiro

Libertad derrotó 3-1 a un River valiente y se acomodó en la tabla del Clausura 2020.

Libertad sigue sin convencer en la etapa de Gustavo Morínigo, que este sábado ganó con más apuro que lo previsto frente a River Plate por la jornada 4 del Clausura paraguayo.

Antonio Bareiro, Óscar Cardozo y Álvaro Campuzano dieron respiro al equipo albinegro y a su entrenador Gustavo Morínigo. Con su victoria suma 6 unidades en el certamen y está a dos de Cerro, el líder provisional. El perdedor queda con 3 redondos.

EL PARTIDO. El primer tiempo revolucionó completamente en los últimos cinco minutos con un penal fallado y dos anotaciones. El Kelito jugó sin complejos en Tuyucuá y tuvo la magnífica ocasión de ponerse arriba en el marcador, pero Emiliano Agüero no pudo con Martín Silva en un duelo personal establecido desde los doce pasos por un penal cometido por Alexander Mejía (40 m).

El error pagó muy caro el elenco visitante, debido a que la réplica inmediata fue letal. Un pelotazo direccionado hacia Antonio Bareiro fue simplificado con un remate imposible al portero Pablo Gavilán unos segundos después del fallo (41 m).

Sin embargo, River se mantuvo inalterable en la desventaja y consiguió emparejar el resultado antes del descanso. A tres minutos de la adición, de los cuatro que otorgó el vestido de negro, el colombiano José Luis Moreno gritó la paridad tras un tiro libre sancionado por falta de Matías Espinosa.

En el complemento, Gustavo Morínigo apostó por Iván Franco y Álvaro Campuzano, sacó al juvenil Julio Enciso e hizo lo mismo con Mejía, de muy discreto rendimiento en el mediocampo.

Con los cambios, el Guma fue diferente. Ya no compartió tanto la posesión de la pelota como sucedió en el primer tiempo, frente a un rival que aprendió muy rápido la ideología de juego de su nuevo entrenador.

Antes de perder de nuevo el color, el local encontró la segunda conquista tras un penal de Moreno, cobrado por mano. Tacuara Cardozo, que había reemplazado a Alfio Oviedo, ajustició a Gavilán con un disparo esquinado y potente a 10 minutos de su ingreso (78 m).

Sin embargo, en la desventaja se vio a un valeroso River. Nunca tiró la toalla y lo buscó hasta el final ante un Libertad, que sentenció con Campuzano a los cuatro minutos del añadido, pero terminó totalmente desteñido.

Embed

Dejá tu comentario