Opiniones

Un mensaje equivocado

Con todo el respeto que se merece una persona que ya no está en esta tierra, me pregunto cuál es el mensaje que envía la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), principalmente a los jóvenes.

Ellos merecen y necesitan un mensaje claro, irrefutable.

Brindar un minuto de silencio a un dirigente acusado por sobornos y por enriquecerse a costilla del fútbol sudamericano no me parece sea una buena señal, principalmente para los que vienen asomando en el fútbol y por qué no, en el periodismo.

En este país que tiene a los políticos más corruptos que podamos imaginarnos, esperaba otra actitud de la APF.

Un homenaje del fútbol no puede ir a alguien que perjudicó económicamente a los clubes y a las asociaciones sudamericanas y que perdió altura moral.

Debe ir a alguien intachable. Lastimosamente, el señor Nicolás Leoz manchó todo lo bueno que hizo y la APF lo avala con su actitud.

Dejá tu comentario