Fútbol Internacional

Un faro llamado Messi

De múltiples maneras, siempre elogiosas, en el seno de la selección albiceleste presumen de Leo Messi. "Prócer", "genio", "líder", "faro"... "el distinto". Son muchas las formas de calificar al '10', exigido a cimentar con goles, asistencias o gambetas el favoritismo de la selección argentina.

A las puertas de los octavos de final del Mundial de Rusia, la escuadra austral vuelve a reparar en el talento del rosarino y en la necesidad de construir un equipo a la altura de su capitán. "Muchas veces es difícil", reconoció el técnico Jorge Sampaoli.

Rodear a Leo Messi de jugadores que potencien su rendimiento es la gran obsesión del técnico de Casilda, empecinado en fomentar sus capacidades futbolísticas cuando viste de celeste y blanco.

"Leo nos acerca a realidades que nos permiten ver algunas cosas que sólo un genio puede ver", justificó el seleccionador argentino.

El atacante barcelonista despejó el camino hacia los octavos de final con su gol ante la escuadra de Nigeria haciéndole ver a Ever Banega dónde quería el balón. "Yo sólo tuve que levantar la cabeza. Él fue el que marcó la jugada y el que anotó", dijo el sevillista.

El centrocampista, nacido en Rosario -como el delantero-, es uno de esos jugadores que entienden a Leo Messi, por afinidad en el juego y por el paso del tiempo. En el anterior partido se reivindicó como su socio ideal y este sábado, ante la selección francesa en Kazán, está llamado a favorecer nuevamente su éxito.

Con ese empeño, el cuerpo técnico quiere replicar al plan que los 'bleus' idean para neutralizar al '10' con otro para estimularle.

Sampaoli valora la posibilidad de ubicarle como falso 9 -lo que sentaría a Gonzalo Higuaín en favor del joven de Boca Juniors Cristian Pavón- para que pueda mostrarse huidizo ante el marcaje y la vigilancia de Samuel Umtiti y Raphael Varane, su compañero en el Barcelona y su rival en los Clásicos ante el Real Madrid.

En ellos pensó Messi cuando el vestuario se sumió en un estado de euforia tras la victoria (2-1) ante las Súper Águilas Verdes.

"Sé muy bien la selección que nos espera", indicó sin apenas saborear la clasificación y el reconocimiento como mejor jugador de ese encuentro. "Francia tiene jugadores de primer nivel. Arriba tiene jugadores muy rápidos, que marcan la mucho la diferencia y atrás tengo compañeros que conozco muy bien. Va a ser muy complicado", auguró.

El respeto es recíproco.

"Yo estoy codo con codo con él cada día y sé que es muy difícil de parar. Tiene una calidad fuera de lo normal", comentó Umtiti.

"Messi es único. No se puede comparar a ningún jugador con Messi", se sumó el portero Hugo Lloris.

"La intención es neutralizarlo, aunque sabemos que es capaz de hacer cosas él solo", cerró el técnico galo Didier Deschamps.

Ante la presumible escolta que ejercerán los rivales, Leo Messi necesitará inspiración pero, sobre todo, aliados para desprenderse de la guardia, para poder tejer jugadas desde la mediapunta y la banda y para finalizar dentro del área.

Esa es la misión que tendrá si finalmente aparece como falso 9 porque, además de guía o de faro, al '10' también se le encomiendan tantos. Es, no obstante, el máximo realizador en la historia de la selección argentina. Y sus goles, ante la negación de Higuaín y la irregularidad de Agüero, nunca fueron tan necesarios. La suerte de la Albiceleste en Rusia, de hecho, parece pasar por él.

"Honestamente, en el campo sus controles son impresionantes. Tiene un toque técnico que ningún otro jugador posee. Tiene un regate mortal (...) y yo tengo la impresión de que no vive el fútbol como los demás. Marca, vuelve a marcar, otra vez más y nunca se cansa. Lo lleva dentro. No le gusta perder, siempre quiere ganar más títulos. Es algo que yo no me esperaba, porque cuando le conocí ya lo había ganado todo", afirmó Umtiti.

Este sábado sufrirá como adversario a un futbolista que, sobre todas las cosas, ansía esta copa. Ante el halagüeño presente del fútbol francés, a Messi le mueve el deseo de ser campeón del mundo. EFE.

Dejá tu comentario