Fútbol Internacional

Todo listo para una final de Champions segura

La Policía Nacional ya tiene todo listo, y ya ha empezado a actuar, para garantizar la seguridad en la final de la Liga de Campeones del sábado en Madrid entre el Tottenham y el Liverpool, con 4.200 agentes que se desplegarán en el estadio, sus alrededores, en las zonas de aficionados y otros puntos de la capital.

Será otro reto para este cuerpo policial, que en apenas seis meses ha tenido que montar un amplio dispositivo para tres eventos de este tipo: la Copa Libertadores, también en Madrid; la final de la Copa del Rey en Sevilla y la final de 'Champions' en el Wanda Metropolitano.

Dos equipos y dos aficiones pacíficas. Porque rebuscando en sus antecedentes nunca han protagonizado incidentes entre ellas cuando sus respectivos equipos se han enfrentado en partidos que la Liga inglesa considera de bajo riesgo. Tampoco cuando lo han hecho con españoles, salvo en un una ocasión en Sevilla con los seguidores del Liverpool, pero de escasa entidad.

Con esto cuenta la Policía, según ha dicho este jueves a los periodistas el comisario general de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Castro, quien, no obstante, ha recordado que en los eventos de masas todo depende de cómo se comporte la afición.

De momento, este aspecto no preocupa especialmente a los responsables policiales, según Castro. Pendiente de "un montón de variables", porque todo puede ocurrir, el dispositivo se ha planificado desde hace mucho tiempo, incluso antes de que se supiera qué equipos iban a enfrentarse en el Metropolitano.

Una planificación "muy seria", una "gran capacidad operativa" y "mucha experiencia" son las bazas con las que cuenta Castro para que todo salga bien.

Este jueves, en el complejo policial de Canillas, Castro y el jefe de las Unidades de Intervención Policial (UIP) -los antidisturbios-, José Miguel Iguzquiza, han reunido a los agentes para darles las últimas instrucciones.

Muchos de ellos proceden de otras regiones. De hecho, según fuentes policiales, han acudido 44 grupos de UIP de los 52 existentes.

El dispositivo ya ha empezado, porque, además de en el aeropuerto, estaciones y otros medios de transporte, los agentes se desplegarán en los lugares donde se celebra el 'UEFA Champions Festival': la Puerta del Sol, la plaza Mayor, la plaza de Callao y la plaza de Oriente, que acogerán actuaciones musicales, exposiciones y partidos de exhibición.

La UEFA instalará su tienda, que suele facturar en acontecimientos de este tipo un millón de euros, lo que da idea, como les ha dicho Castro a los agentes, de la gran cantidad de gente que acude a ella.

Desde la cena oficial en el Ayuntamiento, este viernes por la noche, hasta el retorno de los aficionados a su país, todo lo que rodea a la final estará vigilado y protegido por la Policía, apoyada el día del partido por 500 policías municipales, 500 efectivos del Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate (SAMUR) divididos en dos turnos y 700 vigilantes de seguridad y otros tantos auxiliares.

Se han habilitado también dos zonas de aficionados, una en la Plaza de Colón para los seguidores del Tottenham y otra en la de Felipe II para los del Liverpool.

A la Policía le hubiera gustado instalarlas en otros lugares menos céntricos, pero la UEFA obliga a que sean en la zona centro de la ciudad que acoge el partido.

Estas dos zonas, donde se dejará de servir alcohol a las 17.00 horas el día del partido, están conectadas por metro con el estadio: la del Tottenham desde la estación de Alonso Martínez de la línea 5 hasta Canillejas, y la del Liverpool desde Goya (Línea 2) hasta San Blas.

Se establecerán tres anillos o cinturones de seguridad, aunque serán en los dos últimos, los más cercanos al estadio, en los que se controlará que el aficionado tiene entrada. También en estos accesos se registrarán mochilas y otras pertenencias.

Las puertas del Metropolitano no se abrirán hasta las 18.00 horas, pero se recomendará a las aficiones acercarse al estadio a partir de las 17.00.

Castro ha advertido a los agentes de que es algo habitual en Gran Bretaña que se falsifiquen acreditaciones o documentos para hacerse pasar por personas de la organización y entrar en el estadio, lo que se vigilará especialmente, como también las entradas falsas.

La Policía pondrá en marcha -ya lo ensayó en Sevilla- los llamados "fan information team": agentes de diversas unidades policiales en cada zona de aficionados y acompañados por un representante de cada equipo para ofrecer información útil a las hinchadas, también a través de las redes sociales.

Los mandos policiales han pedido a sus agentes la "máxima profesionalidad" y que no bajen la guardia. "Nos ha salido bien otras veces, pero no nos dejemos llevar", les ha instado Castro.

Embed

Fuente: Agencia EFE

Dejá tu comentario