Otros Deportes

Toby Price, de romperse una pierna a ganar su segundo Dakar

El australiano Toby Price se proclamó este jueves campeón del Dakar en motos por segunda vez en su carrera, un éxito que demuestra su fortaleza y entereza al triunfar nuevamente en el rally más duro del mundo con una muñeca maltrecha y tras haberse roto una pierna en esta misma competición hace dos años.

Price, de 31 años, apenas podía mantenerse de pie cada vez que se bajaba de la moto en las últimas etapas de este Dakar disputado de principio a fin sobre el desierto de Perú.

Rodeado de sus mecánicos, tenía que pedir ayuda para que le sacasen el guante de su mano derecha, que tapaba una muñeca hinchada, todavía no recuperada de la lesión que se produjo a apenas un mes para la salida del Dakar y que le obligó a pasar por el quirófano.

El australiano demostró en esta carrera tener una tolerancia al dolor fuera de lo común, manteniendo la cabeza fría en los momentos clave para asestar el golpe en el momento preciso y hacerse con su segundo Dakar, lo que le sitúa como el motociclista del Dakar en activo con más títulos.

Con su segundo Dakar, este piloto con apariencia de surfero rompe el empate que tenía con sus compañeros de equipo, el británico Sam Sunderland (2017) y el austríaco Matthias Walkner (2018), con uno cada uno.

Price nunca se ha bajado del podio del Dakar siempre que ha terminado el rally desde que comenzó a participar en 2015, cuando sorprendió con un meritorio tercer puesto nada menos que por detrás del español Marc Coma (KTM) y del portugués Paulo Gonçalves (Honda).

Al siguiente año se convirtió en el primer piloto oceánico en conquistar el Dakar y presentó su candidatura a ser el piloto que dominase la categoría después de que se retirasen de las motos Coma y el francés Cyril Despres, con cinco títulos cada uno.

Esa aspiración la confirmó este año 2019 con su segundo triunfo en el rally, y así cerró el círculo que abrió en 2017 cuando, después de ganar su primer Dakar, tuvo un grave accidente en el que se rompió un fémur en la cuarta etapa de la carrera, lo que le mantuvo un año alejado de la moto.

En 2018 reapareció casi sin haberse montado encima de la moto durante los doce meses anteriores a causa de la larga recuperación de esa lesión, pero aún así consiguió hacer un meritorio tercer puesto y en los meses siguientes se proclamó campeón del mundo de 'cross country'.

A este Dakar, Pryce llegaba como uno de los pilotos más en forma del panorama mundial, pero la lesión de muñeca parecía quitarle posibilidades de salir victorioso. Sólo su estoicidad encima de la moto le hicieron correr con el dolor como su principal enemigo.

Más allá del Dakar, el australiano es un "cazarallys" y un apasionado de las camionetas modificadas, tanto que se atrevió a participar en el mítico rally estadounidense de la Baja 1000 con un automóvil que compartía con el piloto norteamericano Bryce Menzies y que terminó en un nada desdeñable quinto lugar.

Entre la colección de rallys que posee Price están seis carreras del desierto de Finke (Australia) y cinco campeonatos australianos de rallys 'off-road' (fuera de pista).

No podía ser menos al haber nacido en una familia fanática de los deportes de motor, que a los dos años ya le subió encima de una moto, y sobre dos ruedas ha engranado su vida y su manera de afrontarla, volviéndose a levantar más fuerte después de cada caída.

Así ha sido capaz de conducir su carrera como una de las más prometedoras del Dakar, posiblemente como el piloto más talentoso de la actualidad para seguir cazando más estatuillas de tuareg, trofeo distintivo del rally más duro del mundo.

Temas

Dejá tu comentario