Cerro Porteño

¿Por qué te quieren tanto, Tigre? En los clásicos me iba muy bien

César Ramírez habló con el corazón en la mano en el día de su cumpleaños y se refirió a grandes temas en charla exclusiva con Fútbol a lo Grande. Su amor incondicional por Cerro, su deseo de volver al club para retribuir lo mucho que le dio, la razón por la que el hincha le rinde pleitesía a más de una década de haber colgado los botines y que tiene que ver en parte con Olimpia.

El Tigre, uno de los futbolistas más reverenciados en la historia del Ciclón, cumple este miércoles 44 años de edad. En una conversación amena como nutritiva, el nacido en Curuguaty (departamento de Canindeyú) rindió gratitud infinita al club y a sus seguidores.

“Ya pasaron más de 10 años que me dejé del fútbol, y yo siento que el cariño está intacto, y por sobre todo que es mutuo. Y como siempre digo, y esto no es un discurso, todo lo que soy prácticamente se lo debo a Cerro Porteño”, destacó.

“El hincha me dio mucho más de lo que yo le di a ellos. Pasaron muchísimos jugadores más dotados técnicamente y tal vez ninguno quedó en la historia. (…) Hay una conexión y una química muy importante y voy a estar agradecido a la institución hasta el último día de mi vida”, remarcó.

LOS JUEGOS ANTE OLIMPIA. Sin poder entender la razón absoluta de la pleitesía, Tigre explica: “Yo creo que es un reconocimiento al esfuerzo, a la entrega y porque en los clásicos me iba muy bien. Yo no soy un jugador excepcional, un fuera de serie, soy consciente de que pasaron muchos otros mejores jugadores que yo y no son muy recordados”.

A partir de esta devoción, “la camiseta lo es todo, un manto sagrado”, para el hombre que vistió los colores de clubes tan populares como Cerro, Sporting de Portugal y Flamengo de Brasil, en donde sintió algo parecido, pero sin la misma dimisión de la que gozó en el lugar denominado hoy como la “Capital del Sentimiento”.

“Parecerá una demagogia, pero yo ya no estoy en la institución y tampoco quiero ocupar un cargo importante, pero yo pasé los mejores momentos de mi vida en Cerro Porteño”, refirió.

UNA DEUDA. Ramírez aseguró que se siente en deuda con la entidad y afirmó que “en algún momento, en el lugar que sea, le gustaría volver para ayudar”.

“Me gustaría retribuir al club y al hincha todo lo que me dieron”, reforzó al tiempo de sentenciar que no existe “gran afinidad”, tampoco una “mala relación”, con dirigencia actual encabezada por los hermanos Juan José y Raúl Zapag.

Dejá tu comentario