Torneo Apertura 2016

Luqueño castiga errores y tumba a Cerro Porteño

Cerro Porteño cayó 2-1 en su visita a Sportivo Luqueño por la segunda fecha del torneo Apertura 2016. El Auriazul aprovechó todos los errores del Ciclón y metió una resonante victoria frente a su gente.

Cerro Porteño cometió feos errores en el Feliciano Cáceres y cayó 2-1 frente al Sportivo Luqueño. Adalberto González y Goiri, en gran complicidad del portero azulgrana Antony Silva, certificaron la victoria auriazul por la segunda fecha del campeonato Apertura 2016. El resultado deja al ganador como escolta del único líder Capiatá.

El Ciclón comenzó muy bien, pero se evaporó muy rápido en el compromiso. Además Jonathan Fabbro, el mejor hombre del Ciclón, chocó en varias oportunidades con el portero Rodolfo Rodríguez. Junior Alonso había igualado transitoriamente. A 10 del final, Derlis Meza Colli vio la roja minutos después de haber reemplazado a Raúl Cáceres.

EL PARTIDO. El equipo de César Farías entró más dinámico y expuso su poder atosigando bien la salida con su tridente ofensivo compuesto por Díaz, Fabbro y José Ortigoza. Antes de superar el primer cuarto, y la buena inspiración azulgrana, a los 12', Rodolfo Rodríguez entró en escena para sacar una pelota de gol al 17 del Ciclón.

Superado el momento crítico, el local logró anegar la propuesta en el medio y así cortó el circuito de juego. La respuesta del Sportivo llegó en el minuto 23, cuando Vladimir Marín casi anota un gol olímpico, pero Antony Silva logró hacer los pasos para sacar el pelotazo del colombiano, impreciso y errático hasta este momento.

El elenco de Farías dejó de tener la posesión de la pelota, gran parte por la opaca versión de jugadores como Rául Cáceres y Silvio Torales, titulares hoy en la línea de volantes. Sin imponer mucho combate en este sector, con el añadido de un error no forzado, llegó la primera conquista mediante Adalberto González.

El reloj marcaba 28 minutos y el delantero mantuvo la tranquilidad para batir la salida desesperada del portero cerrista. El gol sacó el control al elenco de Farías, que además siguió concatenando errores, como en el 34', ésta vez de Torales, que el juvenil Hernán Garcete no pudo resolver con mayor atino cuando solo tenía la imposición de Antony .

En lo que restó de la etapa inicial, Díaz advirtió mucho, pero concretó poco cuando tuvo la pelota en los metros finales. El Ciclón tuvo varias pelotas paradas, y pudo empatar en el único minuto del añadido, pero Rodolfo Rodríguez estuvo otra vez fantástico ante el centro de Fabbro y el cabezazo de Gustavo Velázquez.   

El segundo tiempo comenzó movido, con opciones a favor de Luqueño, con un intratable Adalberto González. Cerro lucía entre confundido y apurado, pero a seis minutos del reinicio gritó la paridad al aprovechar un grosero error de Cristian Trombetta. Con suma facilidad, Junior Alonso despojó del balón al argentino y a quemarropa batió a Rodríguez.

Y si de grandes fallos hablamos, Antony Silva cometió el más feo de todos a los 60 cuando mandó a su red el segundo luqueño después del golpe de cabeza de Adalberto Goiri.

Con la desventaja a cuesta, Farías apostó por Luís Leal y prescindió de Sergio Díaz. El Ciclón levantó más parte de su trinchera para ir por el empate y sufrió las embestidas en el contragolpe por los dueños de casa. El score entró en un terreno de gran incertidumbre, ya que exasperaba la sensación de un cuarto tanto, sin saber si era el empate o el tercero del local, que finalmente no fue ni uno ni otro.

El equipo azulgrana terminó jugando con 10 hombres por la tonta expulsión de Derlis Meza Colli, por un intento de golpe a Marín. Cuando se daba el manotazo de ahogado, Rodríguez se seguía luciendo ante otro intento del defensor Gustavo Velázquez, ya cuando reinaba el desconcierto y ya era inevitable la derrota.

Dejá tu comentario