Cerro Porteño

Los cinco traspasos más polémicos de los últimos tiempos

Aprovechando que el mercado de pases se encuentra abierto y que se registró la incorporación de Rodrigo Rojas, que cambió Barrio Obrero por Para Uno, queremos recordar los traspasos más polémicos de los últimos tiempos.

Pablo Zeballos, de Barrio Obrero a Para Uno, el inicio de las múltiples mudanzas

Pablo Zeballos llegó al Ciclón en el 2010 proveniente del Cruz Azul del fútbol mexicano. En Paraguay, recuperó el toque, los goles y completó una gran temporada con la camiseta azulgrana. Fue pieza clave y terminó ese año como goleador de la competencia.

pablo zeballos.JPG

Sus conquistas despertaron pasiones en el nuevo presidente de Olimpia, Marcelo Recanate, quien rompió el molde con su contratación. Con PZ comenzaron las múltiples mudanzas.

"Yo quiero jugar siempre en Cerro, yo no sé qué pueda pasar el día de mañana... pero ahora ni loco jugaría en Olimpia", había declarado el delantero tras ser consultado sobre el interés de los franjeados. Poco días después se enfundó la franja azabache, con la que ganó dos títulos.

Fabbro, de la Toldería a la Capital del Sentimiento por cifra récord

Su fichaje no fue fácil. Después de arduas negociaciones con los directivos de Guaraní, Fabbro fue anunciado en enero del 2011 como nuevo refuerzo de Cerro Porteño por una cifra cercana a los USD 3 millones, con la que se convirtió en el jugador más caro de la historia del fútbol paraguayo.

jonuy.JPG

El argentino, figura rutilante del plantel aurinegro que se consagró campeón en el 2010, se constituyó en el primer gran fichaje de la era Juan José Zapag. Su presentación se produjo a lo grande en la Vieja Olla, a la que asistieron más de 10.000 aficionados para darle la bienvenida.

Dentro del campo de juego, Fabbro tuvo rendimiento irregular, pero condujo al equipo a conseguir dos títulos: Apertura 2012 y Apertura 2015. También dejó en la retina goles espectaculares, como el conseguido en el superclásico contra Olimpia y en Chile contra Colo Colo.

Diego Barreto ficha por Olimpia en un adiós definitivo

Seguramente, hasta los cerristas más incrédulos quedaron con la boca abierta al saber la decisión de Diego Barreto de fichar por Olimpia en aquel 2015. El portero, declarado hincha de Cerro Porteño y ganador de cinco títulos con el club de Barrio Obrero, firmó el traspaso más polémico.

otroa de fieg.JPG

Ídolo de envergadura en el Ciclón hasta el recordado error frente a Santos de Brasil, en el 2011, en la segunda semifinal de la Copa Libertadores de América. Desde esa fatídica noche en la Vieja Olla, la relación con el hincha ya no fue la misma, empeorada por unas fuertes declaraciones.

"Tuve la mala fortuna de tropezarme, pero la gente se tiene que poner de rodillas frente a mí, gracias a mí llegamos a esa semifinal”, declaró Barreto cuatro años después.

En el 2015, la directiva azulgrana decidió no renovar con el reciente campeón pero ídolo de “otros tiempos” y esta situación, dado el inminente inicio de temporada, empujó al lambareño a decretar una de las “traiciones” más grandes. “Lo que me hizo Cerro es de gente puerca”, dijo en el adiós definitivo.

Francisco Arce toma el mando del Rey Copas, otro caso impensado

A Francisco Arce le encantan los desafíos porque aprendió desde chico a convivir con el éxito y el fracaso. Identificado absolutamente con Cerro Porteño, el rival inconmensurable del Olimpia, Chiqui entró por completo en la historia del fútbol nacional con su marcha al Franjeado en el 2015.

arce f.JPG

Su asunción en el cargo creó comentarios de rechazo y aceptación ante un panorama atípico. El campeón invicto con el Ciclón, también degustó de las mieles con el Decano. Fue en el 2015.

"El éxito es de los audaces y estamos dispuestos a eso y a más. Entre ayer y hoy el impacto que generó me sorprendió más de lo que pudiera esperar, genera mucha expectativa", había manifestado durante su presentación. Hasta ahora, se le recuerda por su gran profesionalidad.

La vuelta de Rodrigo Rojas, el Hijo Pródigo de Para Uno

La herida vuelve a ser abierta en este verano por Rodrigo Rojas, quien se quitó la camiseta azulgrana tras imbricar con ella más de 150 partidos durante las últimas cuatro temporadas.

rodrigo rojas d.JPG

El fernandino, a sus 30 años, recuperó su nivel en Cerro, llegó a ser un referente del plantel y su desempeño fue premiado, incluso, con la capitanía. Sin embargo, Rojas tomó la controvertida decisión de terminar su ciclo y volver al club que lo formó y lo hizo profesional desde el 2006.

Según versiones de los azulgranas, estos pusieron sobre la mesa la propuesta de renovación con una sustancial mejora en el monto del salario, pero la misma no fue contestada por el jugador. Lo cierto, que en plena definición del Clausura ya se habló del retorno de Rodrigo Rojas a Para Uno.

Dejá tu comentario