Fútbol Internacional

Libertad deja el alma, pero doblete de Gigliotti frustra sus planes

En un partido de tiempos distintos, Libertad dijo adiós a la Copa Conmebol Sudamericana, pese a mantener acorralado durante gran parte de la complementaria al Independiente de Avellaneda. 3-1 la sentencia favorable para los dueños del estadio Libertadores de América.

Independiente arrancó con todo, triangulando, moviendo y saliendo en bloque, realmente mostrándose superior de entrada.

Por su parte, Libertad aparentaba plantarse fuerte sobre el césped, y las ganas y la respectiva alineación modesta estaban, pero una falta penal de Antolín Alcaraz dejó a Ezequiel Barco con la oportunidad única de empezar a pensar en que se podía un poco más (17').

Con ello, el Guma se adelantó a buscar igualar la situación y para mal, puesto que al minuto volvió a ser sorprendido. Esta vez por obra de Emmanuel "El Puma" Gigliotti, quien en su primera oportunidad no perdonó y aprovechó para desnivelar la balanza.

Sin embargo, vale recalcar, Libertad no bajó bandera y sobre los 24' consiguió el descuento con un tanto que ilusionó a todo el combinado paraguayo.

Fue por intermedio de Ángel Cardozo Lucena, luego de dos cabezasos consecutivos en el área de Campaña, de Luis Cardozo primero y de Álcaraz después, que acabó por empujarla con otro testazo.

A esa altura, el gol en condición de visitante y el marcador 2-2 en el global resultaba valiosísimo a fin de otorgarle la clasificación a la final del campeonato internacional al conjunto de Fernando Jubero.

No obstante, la velocidad y precisión de los dirigidos de Holan volvió a forzar la defensa visitante y un doblete de Gigliotti (30') se hizo presente para acabar de teñir la vibrante noche del Libertadores de América en el rojo característico de ese rincón de Avellaneda, al término de la primera fracción.  

En la complementaria, el conjunto argentino se replegó a defender la ventaja en el fondo, buscando salir de contragolpe, mientras que Libertad desbordada, haciéndose dominador de la cita y enseñando a los observadores un partido totalmente distinto al planteado en el inicio.  

Así, con sumo ímpetu, el monarca paraguayo dejó hasta la última gota de sudor y se puso tan cerca de la hazaña sobre ese césped que sin duda alguna recordará que por encima pasó el equipo que más hizo sufrir al firme candidato a quedarse con la Copa, aunque a las palabras se las lleve el viento.

Ahora el Gumarelo volverá a su realidad y el próximo sábado, por la vigésima primera fecha del Clausura, medirá a Olimpia en el Manuel Ferreira. Un duelo màs que atractivo para la dura realidad nacional.


Dejá tu comentario