Cerro Porteño

Arnaldo Samaniego habla de su arbitraje en la Nueva Olla y responde a Zapag  

Arnaldo Samaniego, árbitro del superclásico 304, hizo un balance de sus decisiones en la Nueva Olla en el partido que puso frente a frente a Cerro Porteño y Olimpia.

Arnaldo Samaniego, quien tuvo su bautismo de fuego en un superclásico entre Cerro Porteño y Olimpia, charló este lunes con Fútbol a lo Grande (Monumental 1080 AM) en donde expresó su satisfacción por el deber cumplido.

“En todo momento los jugadores colaboraron, al pitar dos o tres faltas uno se da cuenta que está desarrollando bien el juego. Salí más que conforme. Plenamente satisfecho”, comentó el juez antes de ser consultado sobre las particularidades del encuentro disputado el sábado en la Nueva Olla.

Sobre las faltas de Rodrigo Rojas y Luis Fariña, que para muchos merecieron la sanción disciplinaria, el árbitro sostuvo que “el juego mismo no le estaba pidiendo la amarilla. La vara no era baja”, refirió al respecto.

RECLAMO. Sobre la jugada en la que el cuadro azulgrana pidió penal de Carlos Rolón sobre Federico Carrizo, Samaniego afirmó que vio muy bien la misma y que en ningún momento hubo falta del defensor franjeado.

“Estaba totalmente seguro, estaba bien ubicado, mi ángulo era buenísimo. En ningún momento hubo penal. Hubo contacto, pero era inevitable. El de fondo compartió conmigo sin dudar. Me dijo: ‘buena decisión’”, explicó.

También respondió sobre la adición, considerada escasa por Juan José Zapag, vicepresidente de Cerro. “El tema de la adición es también en equipo. Coordinamos y quedamos en 6 minutos. Cuando se buscan esas cositas es bueno para nosotros, buscan nimiedades porque no pasó nada”, resaltó.

CLIMA ESPECTACULAR. Un marco monumental rodeó a la mayor fiesta futbolística del país, el superclásico del fútbol paraguayo, que volvió a la Capital del Sentimiento luego de 19 años.

Remozado desde los cimientos, el nuevo escenario de Cerro Porteño lució brillante para albergar por primera vez un enfrentamiento de dos clubes que se tienen encono infinito. “Se siente la emoción, la adrenalina era impresionante”, sostuvo al respecto Samaniego.

No obstante, el enfrentamiento de los dos colosos del balompié nacional se disputó con exceso de cautela y careció de grandes vibraciones. El resultado, un marcador sin goles, que dejó mejor parado al representante de Para Uno.

Dejá tu comentario