Otros Deportes

A 30 años del primer título Mundial de la Albirroja en fútbol de salón

Este martes se celebra el aniversario número 30 del primer título Mundial obtenido por la Selección Paraguaya en fútbol de salón. Fue ante Brasil en Australia 1988.

Por Guillermo Areco / Última Hora.

Este martes se cumple el aniversario 30 de la obtención del primer título mundial en fútbol de salón en el III Campeonato, celebrado en Australia, en el año 1988. En la final, un domingo 30 de octubre, en la ciudad de Melbourne, Paraguay superó a Brasil por 2-1 con doblete de Miguel Martínez para lograr el éxito, quebrando una hegemonía invicta del rival de 8 años.

“Fue una hazaña. Brasil era prácticamente imbatible, pero nuestra preparación fue muy buena, a nivel profesional, sumado a que en ese momento estábamos los mejores del salonismo paraguayo”, manifestó Hugo Villamayor.

La clave del triunfo fue formar una gran familia, a lo que Villa apuntó: “Mucha entrega y humildad del grupo, pasamos por muchas cosas, realizamos muchos sacrificios, la odisea del viaje por la distancia, la jerarquía del rival, da ese sabor especial y marco inolvidable”.

Final del Mundial de fútbol de salón: Paraguay 2-1 Brasil

Recordando al mejor jugador del Mundial, Ramón Carosini, Hugo aseguró: “Un tipo muy humilde que siempre ayudaba a todos. En el Mundial cambió su puesto, de pívot a lateral, y eso habló muy bien de él, su compromiso por sumar a un grupo para un gran objetivo, un verdadero líder”.

Para Miguel Martínez, el goleador de la final, es uno de los recuerdos más importantes: “Desde un comienzo nos propusimos lograr el objetivo. La aclimatación de quince días en el Hotel Guaraní, donde dormíamos por las mañanas y entrenábamos por las noches, marcó la diferencia para nuestro favor. Nos adaptamos a las doce horas de diferencias y no sentimos cansancio”.

plantel paraguay de salon.jpg

Rememorando la acción del gol consagratorio, Martínez remarcó: “Fue inolvidable, por la jugada previa. Trabajaron bien Carosini y Villamayor. Este último me dejó la pelota justa para clavarla en el ángulo, un gol espectacular para un cierre al nivel de la competición”.

CLAVE PARA EL TRIUNFO. El arquero Luis Alberto González tuvo su momento en el juego definitorio: “Mi atajada fue la del siglo. Luego del 1-0 de Brasil en el segundo avance me tocó sacar una pelota del ángulo, en ese momento creí que era posible el triunfo y que estábamos a la altura del desafío”.

Luis Alberto González
<b>Recuerdos</b>. Luis Alberto González con pelota, medalla y trofeo al mejor arquero del campeonato.
Recuerdos. Luis Alberto González con pelota, medalla y trofeo al mejor arquero del campeonato.

Lucho recordó los puntos del triunfo: “Desde la salida nos metimos de lleno al proyecto mundialista. En el avión y en las escalas en los aeropuertos, nosotros aprovechamos al máximo el tiempo, realizábamos estiramientos y charlas técnicas, no perdimos un solo minuto desde la partida hasta el pitazo final. Esos fueron pequeños detalles que al final sumaron en grande”. El recibimiento fue multitudinario, a lo que Lucho apuntó: “Nunca viví una situación igual. Una caravana impresionante con un recorrido de casi diez horas desde el aeropuerto hasta el centro. La gratitud de los hinchas ondeando las banderas a nuestro paso es una de las cosas que nunca voy a olvidar”.

“Ganamos el partido más importante de la historia”

Rolando Alarcón Ríos, presidente de la Federación Paraguaya de Fútbol de Salón (FPFS), guarda en un lugar especial del recuerdo esta conquista: “El sueño y la necesidad de una conquista mundial hicieron que la dirigencia ponga todo para que el éxito fuese posible. Enfrentamos al mejor Brasil de todos los tiempos y ganamos el partido más importante, hasta ese momento de la historia del salonismo nacional”.

Dr Rolando Alarcón

El fútbol de salón paraguayo es el único deporte 3 veces campeón del mundo, a lo que Alarcón reflexionó: “El salonismo nacional es más que 3 títulos del mundo. Tenemos subcampeonatos mundiales, coronaciones continentales a nivel de Selección y de clubes. Este es un deporte muy querido por el paraguayo y que se practica en cada rincón del país y allí radica el compromiso de la Federación, en cada proceso vamos con la obligación de ser protagonistas hasta el final, con seriedad y responsabilidad”. De valor único. Rolando Alarcón, con la copa de campeón del Mundial de Australia 1988.

Fuente: Impreso - Última Hora.

Dejá tu comentario